Células madre, poder sanador

Pixabay

La medicina regenerativa cuenta con las células madre autólogas, aquellas extraídas del propio paciente, para realizar procedimientos que alivian patologías.

La doctora Alami Rivero Franco (*) explica a continuación cómo derivan en efectos beneficiosos en el caso de personas con diabetes mellitus, Mal de Parkinson y enfermedades pulmonares, entre otras dolencias, mejorando la calidad y expectativa de vida del paciente.

-¿Cuál es la importancia de las células madre?

-Las células madre presentes en los adultos, se llaman células madre adultas. Cuando son extraídas del mismo paciente en el que se van a utilizar para tratamientos médicos, se denominan células madre adultas autólogas.

Sin importar la edad y el número de patologías que tenga el paciente, las células madre tienen la capacidad de regenerar tejidos u órganos deteriorados por enfermedades agudas o crónicas.

-¿Cuáles son los usos de las células madre en la medicina regenerativa?

-La medicina regenerativa utiliza estas células para tratar distintas patologías:

Diabetes mellitus y sus complicaciones: especialmente pie diabético, evitando en la mayoría de los casos las amputaciones, disminuyendo o desapareciendo la neuropatía, mejorando la visión, disminuyendo la dosis de insulina ya que disminuyen los niveles de glicemia tanto en ayuno, como después de comer. Se previenen las patologías crónicas de la diabetes como la nefropatía y la retinopatía.

-En el caso de las secuelas del ACV (accidente  o enfermedad cerebrovascular) trae como resultado que el paciente pueda recuperar de manera más rápida las funciones motoras, sensitivas o cognitivas después de un evento isquémico o hemorrágico.

Mal de Parkinson: disminuye la rigidez, el temblor y mejora el equilibrio, apartando al paciente de esas caídas estrepitosas que traen consecuencias terribles desde el punto de vista de la calidad de vida del paciente y depresión.

De manera adicional, los pacientes refieren que los medicamentos tienen una mayor duración con respecto a sus efectos y esto les permite disminuir la dosis diaria de los mismos, trayendo como resultado menos efectos secundarios, los cuales son bien molestos y frustrantes para quien los padece.

Patologías articulares, musculares, tendinosas y lesiones deportivas: La artrosis de rodilla, cadera y hombro suelen evolucionar de manera extraordinaria luego de la aplicación del tratamiento de células madre.

El síndrome de manguito rotador, túnel carpiano, síndrome del piramidal, fascitis plantar, hernias discales a cualquier nivel de la columna, suelen evolucionar de manera muy satisfactoria y en muchísimos casos se evita la cirugía y el reemplazo articular.

Los deportistas reingresan mucho más rápido a las canchas y se disminuyen las secuelas crónicas.

Muchos pacientes a quienes la cirugía no les resolvió su problema articular, logran excelentes resultados con las células madre. Y en aquellos que se combina la cirugía y células madre, la recuperación es mucho más rápida, con menos dolor y la fase de terapias y rehabilitación se acortan.

Enfermedades pulmonares: Pacientes con enfisema pulmonar o enfermedad bronco pulmonar, suelen mejorar de manera extraordinaria, evidenciándose en la disminución de la necesidad de oxígeno, el incremento de la energía y el deseo del paciente de volver a tener vida social.

Enfermedades hepáticas: Cirrosis hepática incipiente, secuelas de hepatitis química, tóxica o auto inmune también suelen mejorar y desacelerar el deterioro del hígado y, por consiguiente, mejorar la calidad de vida del paciente.

– Trastornos de memoria: En este tipo de patologías los pacientes o sus familiares suelen evidenciar cambios después de unas semanas.

– Trastornos circulatorios: En enfermedad vascular arterial periférica es excelente el resultado, también evitando amputaciones, acelerando el cierre de úlceras arteriales y haciendo que el paciente regrese a su vida cotidiana mucho más rápido.

– Trastornos de cicatrización y quemaduras son otras de las indicaciones del uso de células madre autólogas.

-¿Cómo es el procedimiento que emplea el especialista para este tipo de tratamiento?

-El procedimiento de extracción es de médula ósea (tibia) con anestesia local y el tratamiento dura aproximadamente hora y media en promedio. Es totalmente ambulatorio, no amerita reposo, ni cuidados especiales.

-¿Condiciones previas a las cuales se somete el paciente?

-Se realizan ciertos estudios previos para evidenciar que no exista contraindicación para el tratamiento. No existen riesgos de rechazo porque las células son del mismo paciente. Con los exámenes previos al procedimiento, no existen riesgos y los resultados son producto de la capacidad que tiene el organismo de repararse a sí mismo con ayuda de la ciencia médica.

-¿Cuándo se observan los resultados?

-Como a las ocho semanas se comienzan a ver los resultados. En algunas patologías antes y en otras un poco después, pero máximo en 10 semanas los resultados son evidentes.

Es un tratamiento de la medicina regenerativa, sin químicos y seguro. La medicina regenerativa dentro de su arsenal terapéutico cuenta con las células madre autólogas, con más de una década demostrado su efectividad y seguridad.

Doctora Alami Rivero Franco

La doctora Alami Rivero Franco es médico cirujano, graduada de la Universidad Central de Venezuela, con residencia en Cirugía y Traumatología. Tiene estudios en terapias innovadoras con células madre en Buenos Aires, Argentina, y curso de trasplante de progenitores hematopoyéticos en Barcelona, España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *