Covid-19, riesgo de complicación cardíaca

Pixabay

Autor: Dr. Julio Acosta Martínez

El coronavirus puede producir daño al corazón y muerte cardíaca.Se sabe que hay personas muy vulnerables a tener una evolución grave o fatal en la infección viral: sufrir previamente de hipertensión arterial, enfermedad cardíaca o diabetes aumenta diez veces mas la probabilidad de morir por Covid-19; la edad mayor de 70 años también incrementa el riesgo.

De allí la urgente necesidad de que estas personas tomen las más estrictas medidas de prevención del contagio: mantenerse en su hogar, guardar distancia de 3 o más metros de personas que no convivan con usted, lavarse las manos con agua y jabón durante 20 minutos inmediatamente después de tocar una superficie que no es de su hogar (o frotarse alcohol al 70%), usar mascarilla ante extraños y evitar tocarse el rostro con sus manos.

Si tuviese algún síntoma de la enfermedad, entonces debe comunicarse con su médico; particularmente es alarmante si tiene fiebre, dolor en el pecho o dificultad para respirar.

El coronavirus puede afectar directamente al corazón por varios mecanismos: infección del músculo cardíaco con agrandamiento del corazón e insuficiencia cardíaca, obstrucción de las arterias coronarias con produción de infarto del miocardio, o la aparición de arritmias cardíacas potencialmente letales.

Cuando una persona hospitalizada por covid-19 desarrolla cualquiera de los daños cardíacos mencionados, el riesgo de muerte durante su hospitalización es 40 veces mayor en relación con quienes no presentan daño cardíaco.

El riesgo de muerte en los pacientes con el covid-19 está relacionado con el desarrollo de Daño Cardíaco Agudo.

Vean las cifras:

Mortalidad en pacientes que desarrollan evidencia de daño cardíaco: 60%.

El riesgo de desarrollar daño cardíaco es mayor en los pacientes que tienen previamente hipertensión, diabetes, enfermedad coronaria, Insuficiencia Cardíaca Crónica o Enfermedad Vascular Cerebral.

El riesgo de daño cardíaco en ellos es 55%, mientras que el riesgo en quienes no tienen alguno de los antecedentes: 13%.

Entienda que en los pacientes vulnerables, ningún mecanismo de prevención es excesivo.

Dr. Julio Acosta Martínez

Presidente del Colegio Venezolano de Endotelio y de la Asociación Venezolana de Aterosclerosis. Expresidente de la Sociedad Venezolana de Cardiología y profesor retirado de Cardiología Clínica en la Universidad Central de Venezuela. Médico Cardiólogo de la Policlínica Metropolitana de Caracas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *