¿Cuándo una mascota causa alergias?

Pixabay

Se les quiere como a un miembro más de la familia. En algunos casos hasta duermen en la cama con sus dueños y solo falta que compartan plato y mesa.

Sin embargo, perros, gatos y otros animales domésticos pueden causar alergias que obligan a distanciar a la persona afectada de su mascota.

El doctor Oscar Aldrey Palacios expone de manera detallada cómo se generan las distintas alergias, en esta relación con los animales.

-¿El contacto con mascotas puede derivar en una reacción alérgica?

La alergia a alguna mascota es una reacción  exagerada  a proteínas o alérgenos  de los animales  que están contenidos en las secreciones de sus glándulas sebáceas y salivares, o en sus excretas, de manera que la alergia se produce como consecuencia de la inhalación o el contacto con la caspa, el pelo, la orina, la saliva o el suero de los animales en cuestión.

Los signos de la alergia a algunas mascotas comprenden aquellos  síntomas y signos más frecuentes vistos en las alergias respiratorias tales como  rinitis alérgica (estornudar,   producción de  secreciones nasales, tos y picor de la nariz); reacciones pulmonares hasta llegar inclusive a un cuadro de broncoespasmo; reacción ocular con picor, enrojecimiento de la conjuntiva, escozor y lagrimeo o lesiones dérmicas, tales como prurito, eczema o urticaria… no distinguiendo edad o sexo.

¿Cuáles animales pueden producir mayor o menor reacción alérgica?

Cualquier animal de pelo o plumas puede ocasionar alergia en personas predispuestas genéticamente. Se han descrito hasta 366 especies de animales capaces de producir enfermedades alérgicas en los seres humanos.

Los gatos y los perros son la causa más frecuente, debido a que son las mascotas más comunes, pero se ha descrito alergia a otros muchos animales, como caballos, conejos, cobayas, háms­teres, ratas, ratones, jerbos, chinchillas, hurones, ardillas, aves domésticas, iguanas y otros reptiles…

La probabilidad de hacerse alérgico va a depender del animal al cual una persona está expuesta.

Los investigadores que trabajan con animales de laboratorio tienen mayor riesgo de hacerse alérgicos a los roedores con los que investigan.

Los veterinarios y las personas que trabajan en granjas pueden desarrollar alergia a vacas, cerdos, caballos, ovejas y otros animales de este medio.

Incluso hay algunos casos de alergia a ciervos entre cazadores; a grandes felinos y animales salvajes en trabajadores de zoológicos y circos; alergia a zorros y visones en la industria peletera…

¿El tipo de pelo del animal está asociado a cierto tipo de reacciones alérgicas?

Contrariamente a lo que se piensa, el pelo no es el principal causante de la alergia a los animales, sino las partículas de caspa, que contienen los alérgenos formados en las secreciones de las glándulas sebáceas y salivares. En los animales, igual que en las personas, la piel, al ir renovándose, se va desprendiendo poco a poco en forma de escamas microscópicas.

Las secreciones que contienen los alérgenos quedan adheridas al pelo y a la capa córnea de la piel.

Al descamarse se originan pequeñas partículas, capaces de permanecer flotando en el aire durante largos períodos y, cuando son inhaladas, ocasionan síntomas alérgicos en nariz, ojos y vías respiratorias. Estas partículas caen lentamente y se depositan en el suelo o en el mobiliario; pero, ante pequeños movimientos, vuelven a suspenderse en el aire.

Por este motivo, los pacientes alérgicos a animales notan síntomas nada más entrar en casas o lugares donde los hay, aunque no estén presentes en ese momento.

El pelo también puede causar alergia, pero con menos frecuencia ya que se deposita en el suelo y no permanece en el ambiente.

La orina es la principal fuente de alérgenos en roedores. Cuando se seca, queda adherida a las pequeñas partículas de polvo o del lecho de las jaulas, que se mantienen flotando y se distribuyen por el aire a zonas alejadas de la vivienda o de las instalaciones de animales donde se encuentran los roedores.

¿Se conocen los alérgenos de los animales?

Aun cuando la alergia a animales es una enfermedad muy frecuente, se han identificado y caracterizado sólo algunos de los alérgenos responsables.

Muchos de ellos pertenecen a una familia de proteínas llamadas lipocalinas, que en los animales tienen una función de feromonas, y cuya producción está regulada por las hormonas sexuales, de manera que en los machos, y en las épocas de celo de las hembras, se origina una mayor cantidad de alérgenos; y así es que la castración reduce su producción.

Otro grupo de alérgenos pertenece a la familia de las albúminas, cuya estructura es muy parecida entre animales de distinta especie o taxón.

Los animales más estudiados son el perro y el gato.

Se conocen hasta la fecha siete alérgenos de gatos; el Fel d 1 (procede de Felis domesticus) es el alérgeno más importante, frente al cual reaccionan el 80%-90% de las personas alérgicas a gatos.

En el perro se han identificado cinco alérgenos; entre el 70% y el 90% de las personas alérgicas a perros está sensibilizado a Can f 1 y Can f 2 (proceden de Canis familiaris).

Recientemente se ha descrito un alérgeno de perro presente en la caspa y la orina, nombrado como Can f 5, que guarda similitud con una proteína humana, el antígeno específico prostático.

Se ha especulado que la sensibilización previa a este alérgeno del perro podría dar lugar a reacciones alérgicas al líquido seminal durante las relaciones sexuales.

¿La alergia a los animales puede ser debida a otras causas que no sea el propio animal?

En alguna ocasión, el animal no es el causante de los síntomas alérgicos, sino factores asociados al animal o a su entorno, como la presencia de garrapatas y otros parásitos suyos.

La proliferación excesiva de ácaros que se alimentan de la caspa del animal o de los hongos que proliferan en ambientes con humedad puede ser el origen de la alergia del paciente; también el uso de insecticidas y otros productos químicos para su cuidado, o el propio alimento de los animales, como el alpiste, la linaza y los cañamones de la comida de los pájaros, o la larva roja de mosquito (quironómidos) utilizada como alimento de los peces de acuarios.

Todos estos factores deben ser tenidos en cuenta al estudiar la alergia a animales

¿Recomendaciones para evitar que el contacto con mascotas pueda derivar en enfermedad alérgica?

Si eres alérgico a determinado tipo de animal y resulta que tienes una mascota de ese tipo en tu casa, tal vez deberías buscarle un nuevo hogar. Si no puedes hacerlo, deberás impedir que la mascota entre en tu dormitorio, pedir que la bañen una vez por semana o intentar que viva fuera de la casa. También deberás evitar ese tipo de animales en otras casas.

Oscar Aldrey Palacios

El doctor Oscar Aldrey Palacios es pediatra inmunólogo clínico, profesor asociado (ad honorem) del Instituto de Inmunología Dr. Nicolás Bianco de la Universidad Central de Venezuela (UCV), expresidente de la Sociedad Venezolana de Asma, Alergia e Inmunología (Svaai), epónimo del XXVII Congreso Nacional de la Svaai 2019, presidente actual del grupo Aria Internacional para Venezuela (encargado de dictar pautas para el manejo del asma y la rinitis alérgica) y fellow de la American Academy of Asthma Allergy and Inmunology (Faaaai), miembro de la Academia Europea de Alergia e Inmunología (Eaai) con más de 140 trabajos publicados, tanto de manera nacional como internacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *