Dra. Dafni Mora Guerra, pasión por la energía sostenible

En los predios del Campus Dr. Víctor Levi Sasso de la UTP

El padre de la Dra. Dafni Yeniveth Mora Guerra pensó para ella la carrera de Odontología, sin embargo, la apoyó en su decisión de estudiar Ingeniería Mecánica. Fue el paso correcto en el camino de su historia personal: La investigadora de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), acaba de ganar el Premio Nacional L’Oréal – UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” 2021.

La Dra. Mora, con doctorado en Ingeniería Civil e Industrial, el cual cursó en la Universidad de Calabria, Italia, está al frente del proyecto de investigación titulado Laboratorio Especializado en Soluciones Energéticas Pasivas y Confort en Edificaciones (LESEPCE), para el cual recibirá $10,000 como parte de este galardón que tiene el apoyo en Panamá de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT), “a través de la Dirección de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (I+D), con la intención de fomentar el desarrollo de las mujeres que han dedicado su trabajo y estudios a la ciencia”.

En la entrada de la Universidad de Calabria, Italia

En el ámbito regional, la Fundación L´Oréal y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), anunciaron ayer, para la 24ª edición del premio, que la ganadora de América Latina y el Caribe es la profesora María Guadalupe Guzmán Tirado, especialista en enfermedades infecciosas y directora del Centro de Investigación del Instituto Pedro Kouri, Instituto de Medicina Tropical de La Habana, Cuba, por sus trabajos pioneros en dengue.

La ganadora del premio por Europa fue la profesora María Ángela Nieto Toledano, al frente del Instituto de Neurociencias (Centro Superior de Investigaciones Científicas /Universidad Miguel Hernández), San Juan de Alicante, en España.

“Los descubrimientos de Nieto Toledano sobre el modo en que las células cambian de identidad en el curso del desarrollo embrionario han abierto el camino para el desarrollo de enfoques terapéuticos nuevos en el marco del tratamiento del cáncer y su propagación a otros tejidos”, refiere ONU Noticias.

En América del Norte, el premio correspondió a la bioquímica Katalin Kariko, profesora en la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos y vicepresidenta de la farmacéutica BioNTech RNA,” quien contribuyó al perfeccionamiento de la tecnología ARN mensajero, fundamental para el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19”.

Por Asia y el Pacífico, “la profesora y directora del Centro de Neurociencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang en China, Hailan Hu fue recompensada por sus estudios sobre la depresión, que abrieron el camino para la formulación de antidepresivos de nueva generación”.

“La profesora Agnès Binagwaho, vicecanciller de la Universidad Global Health Equity, de Kigali, Rwanda, fue la acreedora al premio en la región de África y los Estados Árabes por su papel en la implementación de un nuevo sistema de salud pública para la población más vulnerable en África, particularmente en Rwanda”, detalla la agencia de la ONU.

De esta forma, la Dra.  Dafni Yeniveth Mora Guerra, pasa a formar parte, junto con otras científicas panameñas, de esta historia de la ciencia con nombre de mujer.

Con ella conversamos desde lo humano, lo profesional y, por supuesto, para conocer el impacto del proyecto premiado.

Reconocimiento a la mujer científica

-¿Qué significa en su trayectoria el Premio Nacional L’Oréal – UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” 2021?

-A nivel familiar es un orgullo para toda mi familia, en particular para mi hijo y mi madre.

La Dra.  Dafni Yeniveth Mora Guerra, una panameña orgullo nacional. En la imagen, en traje típico con su hijo

En lo profesional, este premio representa un reconocimiento al trabajo que realizamos las mujeres científicas y nuestros aportes a la solución de diferentes problemas, en la visión de afrontar los retos del desarrollo sostenible

Además, es un incentivo para las mujeres científicas, que las motiva a seguir desarrollándose en cada uno de sus campos del conocimiento.

También impulsa a niñas y jóvenes que tienen interés por el área científica.

-¿Podríamos decir que este y otros logros certifican que se colocó en el camino correcto de su historia personal?

-Sí, luego de tomar la decisión de iniciar mi carrera en Ingeniería Mecánica, conté con el apoyo completo de mis padres. La Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), desde que inicié mi carrera con 16 años, tuvo un significado notable, desde mi inocencia y precocidad, en búsqueda de un mejor futuro.

Esos fueron mis deseos cuando inicié este camino y puedo decir con certeza, que no me equivoqué.

En la actualidad ese compromiso como profesional de aportar para mi país desde la UTP, es un gran orgullo y me impulsa a seguir.

-En el año 1993, cuando inició su carrera en la UTP, era la única mujer de un grupo de doce estudiantes. ¿Cómo logra este tipo de galardones visibilizar la importancia de la mujer en la ciencia y la tecnología?

-Este tipo de reconocimientos da visibilidad a la labor que hacemos las científicas en nuestro país y desde cada una de las instituciones que representamos. Nos da esa voz para replicar en las niñas y jóvenes que sueñan con estudiar alguna de las carreras STEM, pero tal vez, desconozcan profesionales mujeres destacadas en cada una de las áreas del conocimiento de nuestro entorno local.

-¿Cuál es su actuación personal, como docente e investigadora, para estimular a las jóvenes a buscar los caminos de la ciencia y de la tecnología?

-Desde las aulas de clases, al brindar ese primer acercamiento a los temas transversales relacionados con la investigación. Luego con el apoyo para que puedan desarrollar sus capacidades, en sus diferentes áreas de interés. 

De igual manera, al participar en iniciativas de instituciones como la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT), Ministerio de Educación (MEDUCA) entre otros organismos, que buscan impulsar el interés de las niñas y jóvenes por las carreras STEM.

Participación en reunión técnica en la Universidad de California en Berkeley, como parte de su proyecto de doctorado

Un laboratorio sostenible

-¿Cuáles son los alcances del proyecto de investigación premiado Laboratorio Especializado en Soluciones Energéticas Pasivas y Confort en Edificaciones (LESEPCE)?

-El proyecto consiste en la creación de un Laboratorio Especializado en Soluciones Energéticas Pasivas y Confort en Edificaciones (LESEPCE), en donde se puedan generar capacidades locales para la evaluación de técnicas pasivas y de bajo consumo a través de de diferentes configuraciones experimentales y así monitorear parámetros que nos permitan evaluar el rendimiento energético.

De igual modo, complementando con herramientas de simulación del comportamiento dinámico en términos de energía.

También se busca impulsar el uso de las energías limpias, su implementación y posterior programa de mantenimiento de los sistemas.

-¿Este tipo de soluciones tendrán aplicación de manera específica en Panamá o están pensadas para la región?

-Las soluciones son de aplicación global, pero contextualizadas en primer lugar con relación al clima. Para nuestra investigación hemos tomado de referencia regiones con clima similar, húmedo tropical.

-¿Cuáles son los avances de Panamá en materia de soluciones energéticas pasivas y confort en edificaciones?

-Los avances en el área de investigación en materia de soluciones energéticas pasivas y confort en edificaciones, evidenciado mediante publicaciones científicas de alto impacto, la hemos iniciado en nuestro grupo de investigación. Primero con la obtención de fondos, manejo de proyectos y divulgación.

A nivel de iniciativas nacionales, tanto la Secretaría Nacional de Energía (SNE), como el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) y los Comités Técnicos Sectoriales, reconocen la necesidad de implementar medidas que permitan mejorar la eficiencia energética a nivel nacional.

Es por ello que se han tomado varias medidas mediante el Decreto Ejecutivo 398 de 2013 y la Ley 69 de 2012, para mencionar algunos ejemplos.

La implementación en el año 2019 de la Guía de construcción sostenible para el ahorro de energía en edificaciones y medidas para el uso racional y eficiente de la energía, para la construcción de nuevas edificaciones en la República de Panamá, Resolución 3142 del 2016, de cumplimiento obligatorio para edificaciones nuevas tiene proyecciones de ahorro energético del 20%, mediante soluciones de modo pasivo (envolvente).

-¿Cómo incidió la pandemia en lograr una nueva relación con las estructuras edificadas y el manejo de las energías?

-La pandemia ha tenido un impacto en el cambio del uso de la energía, del sector público y privado al sector residencial, debido a los periodos de cuarentena. Incrementos en el uso de electricidad y gas residencial.

A medida que se retorne a presencialidad, los patrones de consumo anterior podrán regresar.

-¿Cuáles son los retos del país y de la región para avanzar en respuestas que nos ayuden a tener un manejo energético sostenible?

-Concientización de la necesidad del uso racional de la energía desde los primeros años en el hogar. Campañas que inicien en casa y continúen desde la escuela primaria y educación superior, que permitan a los niños y jóvenes conocer acerca de los temas de sostenibilidad mediante la práctica diaria de buenos hábitos.

De igual modo, se necesitan programas de reciclaje de tipo institucional y de impacto nacional.

La Dra. Dafni Yeniveth Mora Guerra observa que hay grandes retos en el ámbito de las políticas públicas: significa involucrar a diferentes sectores y a la Academia en la toma de decisiones, “aportando desde la perspectiva de ciencia, tecnología e innovación”.

Con su proyecto premiado, esta investigadora de la UTP y de Panamá, asume el reto con un aporte significativo y ya en marcha, que suma al camino sin marcha atrás de la sostenibilidad.