OPS: COVID-19 podría borrar 20 años de esfuerzos por reducir mortalidad materna

Pixabay

Violeta Villar Liste

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que América Latina y el Caribe podrían borrar 20 años de ganancias y esfuerzos por reducir las cifras de mortalidad materna, debido al impacto de la pandemia a causa de la covid-19.

El riesgo es alto en México, Argentina y Brasil, que representan el 50% de las muertes por covid-19 en mujeres embarazadas.

En México y Colombia es la causa principal de muerte materna.

La Dra. Carissa F. Etienne, directora de la OPS, quiso hacer especial referencia, durante la rueda de prensa de este miércoles 8 de septiembre, a las embarazadas, “grupo que ha enfrentado mucha incertidumbre durante toda la pandemia”.

Reflexionó que durante el embarazo el sistema inmune de las mujeres cambia y las deja con mayor riesgo de enfermedades infecciosas.

Si se infectan de covid-19, es más elevado el riesgo de desarrollar síntomas graves y con frecuencia requieren ser ingresadas en las unidades de cuidados intensivos, en comparación con quienes no están embarazadas.

También, dijo la directora de la OPS, pueden tener a los niños de manera temprana o prematura.

En cifras, afirmó que el 40% de los países de la región han registrado interrupciones en la atención médica para madres, niños y recién nacidos.

En países como Belice y Guatemala, la interrupción de la atención prenatal, supera el 50%: “Significa que demasiadas mujeres tienen demasiados problemas para tener una cita médica en momentos cuando la atención es más urgente”, precisó.

En la región, desde el inicio de la pandemia, 270,000 mujeres embarazadas se han contagiado del virus.

De esta cantidad, 2,600 han muerto. El 1% de la población embarazada infectada.

La directora de la OPS declaró que la mayoría de los países ya han registrado más casos y muertes en embarazadas este año que en 2020.

Mantener acceso prioritario a los sistemas de salud

La Dra. Etienne resaltó el papel central que juegan las mujeres en el bienestar de las familias, las comunidades y su papel en la reconstrucción de los países.

“Tras cada muerte materna hay un vacío entre sus seres queridos” y se generan “repercusiones en la sociedad, pero no tenemos las manos atadas, hay muchas cosas que podemos hacer”, enfatizó.

Al respecto pidió a los países mantener acceso a los sistemas de salud de manera rápida y oportuna, tanto a la madre como a los hijos.

De igual modo, considerar prioritarios los servicios de atención a la mujer embarazada y darle prioridad en la vacunación contra covid-19.

OPS recomienda que todas las mujeres embarazadas, después del primer trimestre y en periodo de lactancia, deben recibir vacunas contra la covid-19.

La directora de la OPS reiteró que son seguras “y una herramienta crítica para proteger a las mujeres en esta pandemia”.

Exhortó que además de la vacunación, se mantengan las medidas no farmacológicas: usar la mascarilla, limitar el contacto y evitar las aglomeraciones.

Expresó que “el embarazo es un periodo crítico para el futuro de un niño” y es obligante en América Latina y el Caribe usar todas las herramientas para proteger a las mujeres y a sus hijos en la pandemia.