fbpx

Violeta Villar Liste

La reglamentación de la Ley 276 de 30 de diciembre de 2021 “Que regula la gestión integral de residuos sólidos en la República de Panamá” y propuestas de empresas y sector oficial, dan cuenta del compromiso con el ambiente

Cada panameño genera alrededor de 1.2 kilogramos de residuos sólidos al día, cifra que coloca al país como el segundo de América Latina con más producción de desechos por habitante, después de Chile. Son datos que aporta la Cámara de Reciclaje de Panamá.

En Panamá, además, se producen 4,800 toneladas diarias de desechos, cifra que no debería alarmar si la basura avanzara en la lógica del reciclaje, el cual aporta a la economía, al ambiente y a la sociedad en general.

Ocurre que solo se recoge el 58% de la basura generada en los hogares. Mientras, el resto, tiene como destino vertederos no formales, así como las aguas de los ríos y del mar, confirma la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario (AAUD).

Estudios de la consultora española Ineco (año 2019) informaban que el relleno sanitario de Cerro Patacón recibía 1,800 toneladas diarias de basura, todo un reto ambiental que coloca la disposición del desecho y el reciclaje en la agenda de la prioridad urbana e impulsa la articulación de los esfuerzos públicos y privados del país en sintonía con este reto verde.

Como parte de la estrategia de pasar del enunciado a la acción, se encuentra en reglamentación la Ley 276 de 30 de diciembre de 2021 “Que regula la gestión integral de residuos sólidos en la República de Panamá”.

Entre otros aspectos implementará “la gestión integral de residuos en el ámbito nacional que asegura la separación de los residuos en la fuente y en los centros de tratamiento, la recolección, el tratamiento, el transporte de manera diferenciada, el aprovechamiento y la disposición final”.

De igual modo, la Ley busca establecer “las obligaciones y competencias de las instituciones públicas o municipales, de la sociedad en su conjunto”, de todo el proceso.

El desafío de la gestión de residuos fue el tema central de un conversatorio promovido por el Grupo Veolia Panamá,  con el apoyo de la Cámara de Comercio Franco – Panameña y Recicladora Nacional de Panamá, a propósito del lanzamiento del primer relleno sanitario del país para la gestión integral de productos y desechos peligrosos (comerciales, hospitalarios e industriales), situado en el Parque Tecnológico Ambiental El Diamante en La Chorrera y de alcance nacional.

Veolia Panamá tiene presencia en el país desde 2007 y este relleno sanitario es el primero de su clase en el país explicó Cristian Pérez, gerente general de  Emas Panamá by Veolia que gestiona la Empresa Metropolitana de Aseo del municipio de La Chorrera.

Pérez explicó que el objetivo de una celda o relleno de seguridad de residuos peligrosos es confinar de manera eficiente este tipo de material que no se puede recuperar porque es peligroso para la salud y el ambiente.

Por lo general, estos residuos peligrosos se incineran, método que solo es apropiado si se realiza de forma adecuada: las estadísticas de Latinoamérica confirman que muchos de estos residuos se disponen de manera incorrecta y terminan en ríos,  océanos y en la Tierra, subrayó Pérez.

“Esta alternativa busca cubrir lo que no se está incinerando; es un sistema complementario”, dijo a propósito del nuevo relleno de seguridad.

Este relleno tiene una capacidad de 30,000 toneladas y es la primera fase de un proyecto de cuatro que recibirá desechos procedentes de hospitales, de la industria de hidrocarburos o de la química, entre otros.

Importantísimo: No se pueden recibir residuos orgánicos, patógenos, gaseosos, radiactivos o explosivos.

Nuevo relleno para residuos peligrosos en el Parque Tecnológico Ambiental El Diamante en La Chorrera

Basura, ¿qué hacer con ella?

Jorge Escudé, jefe de la sección de Cultura Ambiental de la dirección regional del Ministerio de Ambiente  (MiAmbiente) de Panamá Oeste, explicó que el manejo de los residuos sólidos es un desafío que debe promover alianzas público-privadas.

Al respecto, desde la sección que dirige, Escudé informó que promueven el proyecto Mi Acción Verde Cuenta, en instituciones públicas y municipios, en la visión de “fomentar una cultura de participación institucional y voluntariado ambiental para mejorar hábitos y patrones de conducta que permitan la gestión eficiente de los recursos naturales y el consumo sostenible”.

La idea es crear un cuerpo de voluntarios ambientales institucionales que apoyen desde la reforestación hasta el reciclaje y el cuidado de las áreas protegidas.

Emas Panamá by Veolia, por su parte, se comprometió, anunció Escudé, a darles apoyo con la reutilización del producto separado. De esta forma, cuando acudan a las casas para recoger la basura, y las personas presenten el resultado de su acción a favor del reciclaje (papel, plásticos, aluminio… separados) tendrán un destino mejor.

Cristian Pérez precisó que uno de los aspectos más novedosos de la Ley 276, y que apoyará este proceso, es el relativo al reciclaje y la separación del desecho en la fuente.

Detalló que si al momento de recoger la basura se detalla, por separado, cuál material es reciclable, el resto del camino es más facil. «Estamos felices y sabemos que con el Municipio seremos pioneros en esta implementación”.

Grupo Veolia también impulsa la iniciativa Alrededor de Iberoamérica con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI): trabajan en capacitar a los niños para asegurar que entiendan cómo se recicla y, del lado oficial, con organismos como el Ministerio de Salud (Minsa) y MiAmbiente, en el caso de Panamá, en la visión del correcto reciclaje.

Raisa Bainfield, reconocida ambientalista, arquitecta, quien fue vicealcaldesa de ciudad de Panamá, directora de Desarrollo Sostenible del Centro para la Integración de la Naturaleza y las Ciudades y quien está al frente de la Fundación Panamá Sostenible, reflexionó durante el foro Retos de la gestión integral de los residuos Los Cambios de hoy para un futuro sostenible, propiciado por Veolia Panamá, que el paisaje del país va más allá de los rascacielos.

Sus bosques, los grandes edificios verdes, representan el 50% de su biodiversidad y protegerlos debe ir en sintonía con mejorar la disposición de los residuos y apostar al reciclaje.

De izquierda a derecha: Denisse Jungbluth, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Franco-Panameña; Raisa Banfield, directora de Desarrollo Sostenible del Centro para la Integración de la Naturaleza y las Ciudades; Pablo Aledo, business development director de Veolia Colombia & Panamá y Julio Arce, presidente de Recicladora Nacional de Panamá

Señaló que palabras como reciclar o reforestar son vinculantes con ciudadanos formados en esta cultura, quienes deberían comprender que el 70% de la basura es dinero “y, sin embargo, lo mandamos a un relleno sanitario”.

“A las personas hay que enseñarles que no todo es basura”, precisó.

Julio Arce, presidente de Recicladora Nacional de Panamá, el mayor exportador de plásticos y cartón del país, comentó que hace 14 años hablar de reciclaje no causaba el impacto actual. De hecho, solo grandes empresas lo hacían.

Ahora, afirmó, es el momento de lograr que las personas, nosotros en casa, así como cada compañía, den su aporte y reciclen.

En 2021, su empresa recicló 5,800 toneladas de plástico con destino a la exportación. Sin embargo, aun cuando parece una cifra alta, solo representa el 2% del plástico que circula en el país. Queda un margen para procesar con lo cual gana el ambiente y la economía.

Puso sus esperanzas en la nueva Ley 276 que está en reglamentación y podría apoyar a las compañías que desean hacer productos terminados. Por ejemplo, que el plástico se transforme en sillas, gracias a empresas establecidas en Panamá, y equivalga a más empleos e ingresos.

Exhortó a trabajar en conjunto para impulsar entre todos otra mirada a los desechos, por el bien del país y del planeta, la casa de todos.

Tu papel cuenta

Denise Cisneros, gerente de sostenibilidad de Tetra Park para Centroamérica y el Caribe, señaló que la empresa se ha colocado de parte de la solución al impulsar en Panamá el programa Tu Papel Cuenta.

En esencia procuran promover el reciclaje de envases de Tetra Pak y también papel, periódico, PET y aluminio, a través de puntos limpios y de manera articulada con Gobierno, recolectores y vecinos.

A las comunidades de vecinos que residen en edificios (PH) los apoyan con un bono de $500 que les ayuda a comprar la estación en la cual colocan este tipo de materiales.

Los interesados, llenen el formulario en el siguiente enlace y súmense a la causa verde:

https://www.tetrapak.com/es/sustainability/tu-papel-cuenta–

Si en lugar de mirar el cesto de la basura, usted decide reciclar, ese antiguo envase se puede convertir en libretas y láminas de construcción, entre otros productos.

De interés: los envases de Tetra Pak se reciclan en Panamá, en alianza con Papelera Istmeña IPEL que los transforma en material de embalaje.

“Necesitamos contar con mayor volumen para lograr proyectos más fuertes de reciclaje, no solo con papel, de allí que impulsemos la recolección de multimateriales”.

En esta misma visión decidieron incorporar a otros actores en el proceso como la Autoridad de Aseo, Municipios, Universidades y en general sociedad civil, para juntos sumar a las campañas de reciclaje

La gerente de sostenibilidad de Tetra Park para Centroamérica y el Caribe comenta que en las ferias de reciclaje y educación ambiental, las personas se sorprenden cuando observan el buen camino que sigue un envase al pasar a la cadena virtuosa del reciclaje.

En relación con la legislación, recordó que en Panamá existe la Ley 33 de Basura Cero y ahora la Ley 276 del manejo de residuos sólidos, cuya reglamentación debe llevar a colocar reglas claras para cumplir con éxito la tarea verde del reciclaje.

Educación ambiental y alianzas multisectoriales, observa Cisneros, también son parte del éxito “porque si cada quien trabaja por separado, presupuestos y esfuerzos se pierden y no logramos el impacto deseado”.

Una muestra fotográfica de la artista Enea Lebrun (París, 1988) radicada en Panamá desde 2013, cerró el foro ambiental.

Lebrun trabaja los temas de la identidad del agua y es su preocupación mostrar, desde el lenguaje universal de la imagen, el efecto de la huella humana que aporta, pero puede ser destructiva, cuando el desecho se acumula, se vuelve difícil de manejar e impacta el ambiente. Así, desde el arte, también la naturaleza tuvo su propia voz.

Violeta Villar Liste
Redaccion@lawebdelasalud.com

Un concurso que fomenta el emprendimiento, el reciclaje y la economía circular

Con el fin de unir esfuerzos de empresas y organizaciones comprometidas en mejorar las habilidades y competencias profesionales de los jóvenes, Nestlé invitó a formar parte de la convocatoria del concurso  Aceleradora de negocios de Latitud R.

Este concurso, dijo la empresa en comunicado, está dirigido a emprendedores fundadores(as) o socios (as) de emprendimientos con o sin fines de lucro que desarrollen innovaciones que fomenten el reciclaje y la economía circular.

Darán prioridad a aquellos que incorporen en su proyecto materiales de un solo uso o de difícil reciclabilidad.

Hasta el 27 de abril de 2022 se estarán recibiendo las aplicaciones, por medio de las cuales serán seleccionados 12 emprendedores latinoamericanos que se unirán a la aceleradora de negocios de Latitud R, para que sus emprendimientos o startups sean impulsados y se conviertan en una realidad productiva y sostenible, señaló la organización,

El programa de aceleración al que tendrán acceso los emprendedores será individual de acuerdo con el emprendimiento seleccionado y tendrá una duración de 12 semanas, en modalidad virtual.

Cada uno de los seleccionados tendrá la posibilidad de solicitar financiamiento reembolsable vía notas de crédito convertibles de hasta $700.000.

Los 12 ganadores contarán con el apoyo de la plataforma Latitud R y con la asesoría y ayuda del grupo de socios regionales de la misma, del cual Nestlé forma parte desde el año 2021.

De igual modo, recibirán el respaldo de un comité de expertos, especialmente conformado para apoyar a los jóvenes emprendedores en el avance y cumplimiento de sus ideas.

“Nestlé en conjunto con sus aliados, como Latitud R, buscamos fortalecer el conocimiento y capacidades de los jóvenes emprendedores para acelerar la transformación de los modelos de negocios convencionales por modelos económicos circulares, que beneficien el crecimiento sostenible de nuestra Región”, compartió Claudia Alvarado, gerente de Sostenibilidad de Nestlé Centroamérica, citada en comunicado.

Para mayores detalles sobre el concurso, los interesados pueden visitar el siguiente enlace:

Llamado abierto a las mejores startups en economía circular y reciclaje inclusivo de Latinoamérica – Latitud R