fbpx

En el desarrollo de la Consulta Regional de Expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que se realiza en Panamá sobre la vigilancia epidemiológica ante el COVID-19, influenza y otros virus respiratorios, representantes de diversas organizaciones internacionales explican el comportamiento de estas enfermedades a nivel regional.

El Dr. Siddi Hirve, oficial técnico del Grupo de Influenza de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que la reunión está enfocada en recibir las ideas y puntos de vistas de los expertos en la región para establecer las estrategias de vigilancia epidemiológica.

“Referente al covid-19 nos encontramos en una fase aguda pero eventualmente pasaremos a una etapa de vigilancia sostenible y es precisamente el desarrollo de este encuentro para visualizar el camino a seguir cuando se llegue a este momento”, expresó Hirve.

Aseguró que en algunos países del mundo la enfermedad ocasionada por el virus ha empezado a tornarse endémica. Reiteró la importancia en la aplicación de las vacunas contra este virus las cuales ayudarán a que más personas en el mundo cuenten con cierta inmunidad.

Por su parte, Eduardo Azziz-Baumeister, Jefe del Equipo Internacional de Epidemiologia e Investigación en la División de influenza de los CDC de Estados Unidos, señaló que Panamá ha sido muy activo en el control de la pandemia en la región y ha sido un gran aliado en la lucha contra la covid-19.

Destacó la labor del Ministerio de Salud de Panamá en el manejo de la enfermedad y el trabajo ejecutado por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud que a través de sus laboratorios realiza análisis genómicos a otros países de la región.

Ángel Rodríguez Mondragón, oficial técnico regional del grupo de influenza de la OPS, sostuvo que este encuentro tiene por finalidad identificar las brechas, oportunidades y la hoja de ruta para fortalecer la vigilancia de la covid-19 y su inclusión con otros virus respiratorios.

Explicó que al trabajar en conjunto todos los países de América se puede responder a este tipo de eventos en materia de salud y otros que se presenten.

“La region de las Américas se ha ido fortaleciendo a través de los años y en el 2019 cuando inicio el Covid-19 las capacidades siguieron aumentando; hay muchos retos pero el trabajo en conjunto es clave para salir adelante”, manifestó.

Finalmente, dijo que entre las enfermedades respiratorias que mas afectan a la población se encuentra el virus de la influenza.

Diana Malo, encargada de la vigilancia de virus respiratorios de Colombia, manifestó que durante esta consulta regional se busca definir cómo será la integración del SARS-CoV-19 en la vigilancia de otros virus a nivel regional.

“Lo importante con este nuevo virus es tener en cuenta que posiblemente se va a establecer como un virus estacional en todo el mundo y en ese sentido se debe afrontar nuevos retos en la vigilancia de los programas nacionales de cada país”.

Con información del Minsa/OPS/OMS

Un nuevo plan para detener una futura pandemia mundial

Noticias ONU

Los «arbovirus» pueden no ser algo con lo que la mayoría de nosotros estemos familiarizados, pero para casi cuatro mil millones de personas, son una amenaza mortal, razón por la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de lanzar un plan para evitar que provoquen una nueva pandemia.

Los arbovirus más comunes son, de hecho, algunas de las enfermedades transmitidas por mosquitos más peligrosas del mundo, como el dengue, la fiebre amarilla, el chikungunya y el zika.

Representan una amenaza para la salud masiva y omnipresente en las partes tropicales y subtropicales del planeta, aunque de hecho hay un número creciente de brotes de arbovirus en todo el mundo, según OMS.

Uniendo fuerzas

El doctor Mike Ryan, jefe del Programa de Emergencia de esta agencia de la ONU, dio la bienvenida a la medida y explicó que el esquema permitirá a las autoridades sanitarias abordar las «amplias pero relacionadas amenazas,”, que plantean el dengue, la fiebre amarilla, el chikungunya y el zika, en diferentes partes del mundo. el mundo.

“Para cada una de estas enfermedades ha habido avances en diferentes aspectos de la respuesta de vigilancia, la investigación y el desarrollo”, dijo. “Pero la sostenibilidad a menudo se limita al alcance, la duración y el alcance de los proyectos específicos de enfermedades”, explicó.

Por ello, existe una necesidad urgente de reevaluar las herramientas disponibles y de ver cómo se pueden usar en todas las enfermedades para garantizar una respuesta eficiente, una práctica basada en la evidencia científica, con personal equipado y capacitado y con la participación de las comunidades”.

El enfoque de la Iniciativa Global de Arbovirus será concentrar recursos en el monitoreo de riesgos, prevención de pandemias, preparación, detección y respuesta, dijeron los responsables de la Organización, insistiendo en que la acción internacional es fundamental, dada la “frecuencia y magnitud de los brotes” de arbovirus, en particular los que son transmitidos por los mosquitos Aedes, cuyo alcance también está creciendo impulsado por el cambio climático, el crecimiento de la población y la creciente urbanización.

Sufrimiento endémico

Cada año, el dengue infecta a 390 millones de personas en los 130 países donde es endémico. Puede causar fiebre hemorrágica y muerte. La fiebre amarilla plantea un alto riesgo de brotes en 40 países y causa ictericia y fiebre hemorrágica severa y muerte.

El Chikungunya es menos conocido, pero está presente en 115 países y causa artritis severa e incapacitante para las articulaciones.

El virus Zika ganó notoriedad mundial en 2016 cuando se descubrió que causa anomalías de nacimiento como la microencefalia.  Este virus se ha detectado en al menos 89 países.

Aunque existe ya una vacuna para la fiebre amarilla, para el resto de las enfermedades, la mejor protección es prevenir las picaduras de mosquitos en primer lugar.

Desigualdad en salud

El doctor Ryan señaló que el interés de la iniciativa había sido muy fuerte en los dos años previos a su lanzamiento y a pesar de las presiones de la actual pandemia de COVID-19, ya que existe una creciente preocupación por la propagación de enfermedades arbovirales en grandes epidemias regionales, “afectando a las poblaciones menos equipadas para hacerles frente”.

La clave del nuevo plan es desarrollar la capacidad para hacer frente a los patógenos arbovirales en los centros de salud de primera línea, así como a nivel regional y mundial.

“La Organización Mundial de la Salud está lista para liderar y apoyar estos planes de preparación estratégica para una pandemia y construir una coalición global conformada por países y socios para abordar el mayor riesgo que representan estos patógenos”, insistió el doctor Ryan.

Noticias ONU