El pos-COVID-19 ya está definido como enfermedad