fbpx

Violeta Villar Liste

Latinoamérica muestra una estadística que obliga a frenar y detenerse: 50 niños mueren cada día debido a siniestros de tránsito.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 44% de los niños lesionados eran peatones y ciclistas.

Según el Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial (OISEVI), en Panamá, hubo 2,365 accidentes de tránsito en enero de 2022: 807 más que en enero de 2021.

Es en las noches (45.0%), seguido de la madrugada (20%), cuando ocurre la mayor cantidad de víctimas fatales.

La educación vial es un componente estratégico para cambiar estas cifras y parte de esta tarea se vincula con una mejor señalización que le “abra a los ojos” al conductor y le advierta que allí hay una escuela, un paso de peatones. En síntesis: transite con cuidado, baje la velocidad y cuando lo amerite, frene.

Como del deber al querer hay un paso, Panamá, en alianza público-privado, logró a finales de 2020 intervenir la intersección de la Vía Israel con Punta Pacífica, con presencia de tres colegios oficiales, mejorar la señalización y la seguridad, empleando la metodología Evaluación de Estrellas para las Escuelas (Star Rating for Schools) del Programa Internacional de Evaluación de Carreteras (iRAP).

Sumaron ganas, la empresa  3M, el Ministerio de Educación (Meduca), el Ministerio de Obras Públicas (MOP), la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), la Alcaldía de Panamá, la Federación Internacional del Automóvil (FIA), y las fundaciones Mónica Licona y Educación Vial.

“Los trabajos de señalización e infraestructura vial incluyeron la colocación de vialetas (ojos de gato) para determinar la geometría de la vía, señalización vertical y horizontal, marcados visibles en los cruces de las calles y señalización vertical con material retroreflectivo fluorescente”, detallan desde 3M, donde tienen posgrados y doctorados en esta misión de poner luz donde hay sombras.

Ahora este equipo va por más: Evalúan 15 zonas escolares a lo largo del país, incorporando también áreas rurales y la movilidad de personas con discapacidad.

Por más zonas seguras

Esta historia que aporta solución se conoció durante el evento virtual, Expertise Academy Zonas Escolares Seguras: Materiales y Estrategias de Urbanismo Táctico para unas calles más seguras.

Salvador Morales, ingeniero de Aplicaciones de la División de Seguridad del Transporte para 3M Centroamérica y Caribe, contó que la metodología Star Rating for Schools “funciona para medir, gestionar y comunicar el riesgo al que están expuestos los usuarios en un viaje a la escuela, logrando establecer intervenciones rápidas que salvan vidas y previenen lesiones graves”.

Osiris Gratacos, de la Fundación Educación Vial, explicó  que la infraestructura es vital en la prevención y en el objetivo que se han fijado: reducir cerca del 50% de los accidentes en carretera.

La Vía Israel que sirvió de modelo experimental, registra un promedio de 2,800 personas por día que se desplazan en transporte público.

En tiempo escolar, la mayoría son alumnos de las tres escuelas públicas situadas en la zona.

Ahora, luego de la pausa impuesta por pandemia, se evalúan los resultados de la intervención en la reducción de accidentes.

Dante Pescetto, representante en Panamá de la Federación Internacional del Automóvil, reflexionó que muchas de las escuelas no cuentan con zona escolar o líneas de diseño que adviertan dónde el cruce o la velocidad es permitida.

Cabe señalar que Panamá forma parte del grupo de países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, México, Paraguay, Perú y Uruguay) que en América Latina, y en alianza con 3M, promueven intervenciones en las zonas escolares para que llegar a la escuela sea un tránsito seguro y no un paso sin retorno.

Violeta Villar Liste/Con información de 3M
Redacción@lawebdelasalud.com