Para mi padre, Fernando Antonio Rísquez Iribarren (1925-2019)

Con dedicación especial para su mujer, mi madre

De su hijo, Francisco Alejandro Rísquez Parra

Casos, cosas y casa de mi papá,  creación de mi percepción y vivencia con él.

Quiero y admiro a mi queridísimo papá el Dr. Fernando Rísquez, porte magnífico, altivo, elegante y guapo, orgulloso, poderoso, cariñoso, simpático, único, volátil y con calma “chicha”, siempre tuvo algo que decir.

Agudo, mordaz, penetrante, fulminante en ocasiones y muy agradable en las más de las veces.

De la palabra y el verbo es dueño, señor de los atrios, de la oratoria; histriónico, atractivo y cautivante. Sembró mucho, brotaron varias semillas, crecieron grandes y queridos sus colegas, discípulos y amigos.

Es el hombre que no se queja, le gusta el juego, le debo tantos placeres y leivmotiv de energía vital, me enseñaste a respetar a la mujer y a Dios, queriendo y admirando a nuestra Virgen María.

Fue complaciente, competitivo, no se deja. Ha vivido y vive todo a su paso, se equivocó y tomó el camino correcto las más y seguidas de las veces. Me regalaste el tesoro más grande, el amor a la familia: Mis hermanos y la familia Rísquez, mis tíos y primos.

El estudio, la disciplina, el tesón y la perseverancia son tu marca. Eres artista y científico, lo mejor del siglo XVIII con la vanguardia del renacimiento tecnológico del siglo XXI. 

Mi papá siempre fue muy estudioso y, sabía muy bien administrar su trabajo con atino en la delegación y distribución de las tareas. Escribió sus ideas, grabó sus conferencias y buena parte de su legajo intelectual y creativo queda en libros para la posteridad. 

Los libros y las pipas conforman su ambiente de hogar. Su devoción, leer, escribir, pintar y dibujar

A sus hijos siempre nos dejaba ser, y nos invitaba a avanzar hacia nuestro propio destino. 

Amante de la música clásica, y del arte en sus múltiples formas. Sibarita, devoto de Educa y Pontina, conocedor del Dios Baco.

Con mi madre

Vida de trabajo: Hombre de doble turno, doble jubilación siendo sus placeres de vida: Nunca la idea de que “el mejor trabajo es hacer lo que te gusta y que además te paguen por ello”, se podría acuñar a un mejor molde que el de mi padre. Siempre hizo lo que quiso. 

Inició sus estudios joven, de 15 años. Se gradúo de médico a los 21 años en la Universidad Central de Venezuela (UCV) (1947). Graduado de psiquiatra por la Universidad McGill, Montreal, Canadá (1950), participó en el I Congreso Mundial de Psiquiatría en París, 1950.  

Luego, estudios y residencias de psiquiatría en Francia y Londres. Fue médico-militar asimilado, provocativo, innovador, comprometido, atrevido y muy querido donde trabajó por 30 años, en el Hospital Militar Dr. Carlos Arvelo

También, fue profesor jubilado de la Universidad Católica “Andrés Bello” y de la Facultad de Medicina (UCV).

Académico en el Hospital Universitario de Caracas, respetado, sólido, creativo, controversial, disímil, institucional progresista, sin militancia política, figura representativa de lo mejor del paraninfo.

Consolidado profesional y muy solicitado en su consultorio particular; la psicoterapia fue su médula.

Deja un largo legado sobre teorías y prácticas en salud mental; conceptualizó sobre las enfermedades psicosomáticas, exaltó y profundizo en la feminidad,  introdujo la psicología clínica hospitalaria, entrevió la transformación psicoterapéutica del médico como profesional de la salud, encajó las enfermedades mentales, las drogas y el alcohol a los servicios de salud, y compartió el pensamiento del Quijote y, el popular refrán “de poetas y locos todos tenemos un poco”, lo hizo suyo y lo contagió entre sus discípulos y seguidores.

Agradecimiento a mi padre pater familia, me dijiste… madre solo hay una, padres hay muchos y tú, me los diste todos.

Del autor

El autor de esta semblanza es el Dr. Francisco Alejandro Rísquez Parra. Médico-Cirujano, Facultad de Medicina, Universidad Central de Venezuela (UCV), 1984. Especialista en Puericultura y Pediatría, UCV, 1989. Certificado en Salud Pública. Especialidad Epidemiología, UCV. 1990. Diploma de Maestría en Salud Pública, Boston University. 1993. Certificado de Curso de especialización en Bioética, Cátedra UNESCO de Bioética y Biojurídica, Universidad San Pablo-CEU, Madrid, España. 2002. Profesor Titular, Escuela Luis Razetti, Facultad de Medicina UCV. 1997- actualidad. Médico director, Vacuven, Centro de Vacunación, Caracas. 1996- actualidad. Miembro titular, Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (SVPP) actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *