Polihidramnios o exceso de líquido amniótico, claves para entender qué es

Pixabay

Dr. Alberto Kizer Ores

El polihidramnios o hidramnios es una acumulación excesiva de líquido amniótico que se produce en un mínimo porcentaje (menos del 2%) de todas las gestaciones, causado por un desequilibrio entre las entradas y salidas de líquido amniótico a favor de las entradas.

El diagnóstico de polihidramnios se realiza por ecografía cuando se detecta un índice de líquido amniótico (ILA) mayor de 25. Este ILA se obtiene al sumar las cuatro máximas columnas verticales de líquido amniótico libres de partes fetales y cordón umbilical.

Se establecen tres niveles de severidad:

 ILA 25-29: Polihidramnios leve

 ILA 30-34: Polihidramnios moderado

 ILA >35: Polihidramnios severo

Para comentar las causas del polihidramnios, debemos saber que más de la mitad de los polihidramnios se producen por causa idiopática o desconocida (entre 50-60%).

Se dividen en tres grupos:

 Causas maternas: Mal control metabólico (diabetes o la isoinmunización Rh)

– Causas fetales: Hay muchas anomalías fetales responsables de un polihidramnios, pero son las malformaciones gastrointestinales las más frecuentes (40%), seguidas por sistema nervioso central (26%), cardiovasculares (22%) y genitourinario (13%).

– Causas placentarias: Anomalías en la placenta que producen la excesiva producción de líquido amniótico como el coriangioma (tumor benigno de la placenta más frecuente)

Dentro del estudio de polihidramnios, tenemos que descartar:

– Diabetes materna: Se realizará el TTOG (curva de glucosa larga).

– Isoinmunización: Se solicitará test de Coombs indirecto y anticuerpos irregulares.

– Patología infecciosa: Se solicitará serologías para: Parvovirus B19, Toxoplasma y Sífilis.

– Malformaciones fetales: Se realizará una ecografía fetal detallada.

– Valorar cariotipo: Se solicitará en algunos casos de anomalías fetales asociadas.

El diagnóstico de sospecha dependerá una altura uterina mayor de la esperada para la edad gestacional, por palpación abdominal con depresión fácil de la pared uterina sin percepción de partes fetales. El diagnostico de seguridad y definitivo es médico mediante ecografía.

El seguimiento tras el diagnóstico del polihidramnios se establecerá en función de la severidad:

• ILA 18-24: (límite alto de la normalidad): Control a las dos semanas.

Si estable: control habitual.

 ILA 25-29: Control a la semana y evaluar longitud cervical.

Si estable: control cada dos semanas.

• ILA >30: Control semanal y evaluar longitud cervical. Valorar amniodrenaje.

El pronóstico dependerá de la causa que lo haya desencadenado:

Efectos en el curso de la gestación: amenaza de parto pretérmino (APP), rotura prematura de membrana (RPM), prolapso de cordón umbilical, desprendimiento prematuro de placenta normoinserta (DPPNI).

Efectos directos sobre la gestante: aunque en general es favorable, edema en zona pélvica y extremidades inferiores, dolor lumbar de origen muscular, dificultad respiratoria especialmente en decúbito supino.

Efectos sobre el curso del parto: alteraciones de la dinámica uterina, prolapso de cordón umbilical, DPPNI, embolismo de líquido amniótico, hemorragia postparto por atonía uterina.

– Efectos sobre el feto: en general es reservado por la alta incidencia de malformaciones y anormalidades cromosómicas, además de las alteraciones propias de la isoinmunización Rh y la macrosomía.

El tratamiento para el polihidramnios puede ser etiológico (en casos de causa tratable intraútero) o sintomático (en casos de causa idiopática o no tratable intraútero para disminuir la cantidad de líquido amniótico).

– Amniodrenaje: Es la evacuación de líquido amniótico para disminuir síntomas maternos y el riesgo de parto prematuro. Se realizará en casos de:

  • Polihidramnios severo.
  • Clínica materna de disnea o dinámica uterina.
  • No se realizará por encima de la semana 35.

 Inhibidores de la síntesis de prostaglandinas: Son fármacos que producen una disminución del líquido amniótico. Será siempre un tratamiento de segunda línea y uso limitado dado los efectos secundarios que tiene en el feto. Nunca estarán indicados por encima de la semana 32.

El momento de finalizar la gestación será en función de la etiología del polihidramnios.

En los casos de polihidramnios de causa idiopática se realizará la finalización en función de la presencia de clínica materna:

– Casos sintomáticos: A partir de las 37 semanas.

– Casos asintomáticos: Semana 41+/- 2 días.

En todo caso, el criterio para la finalización del embarazo (adelanto de parto o cesárea), dependerá del estado de salud y bienestar tanto de la madre como del feto.

Dr. Alberto Kizer Ores

En Instagram @dr_Kizer

El Dr. Alberto Kizer Ores es Médico Cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela. Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, España. (Universidad Autónoma de Barcelona). Maestría en Medicina Materno-Fetal en el Hospital Universitario Vall d´Hebron de Barcelona, España. (universidad Autónoma de Barcelona). Diplomado de Alta Gerencia en Emergencia y Crisis. (Instituto de Ciencia de la Salud – ISCIS / Universidad de Panamá). Certificado Internacional en Coaching y Programación Neurolingüística.
(International Association of Coaching and NLP / European Academy of Neurosciences Economics and Humanities)
. Capacitación en Coaching de Salud / Health and Wellness Coach. (The International School Of Coaching – TISOC).