fbpx
Pixabay

Violeta Villar Liste

La enfermedad renal crónica (ERC) es la 12° causa de muerte a nivel global con un registro de 1.2 millones de fallecimientos en el mundo.

Se estima que en 2040 la ERC será la quinta causa de muerte a nivel global.

Panamá, junto con Costa Rica, Guatemala, Honduras y República Dominicana, reflejan una incidencia entre 7.54 y 11.43% de ERC, expuso el Dr. Jorge Rico, especialista en Medicina Interna de la Universidad de Cartagena y Nefrólogo  de la Universidad de Antioquia, así como especialista en gerencia en salud y seguridad social.

Rico hizo especial referencia a la estadística que aporta el Registro Latinoamericano de Diálisis y Trasplante (Experiencia y aportes a la epidemiología de la enfermedad renal terminal), el cual inició en 1991, con el objetivo de recopilar datos sobre los pacientes que reciben  terapia de reemplazo renal (TRR) en 20 países de Latinoamérica. 

En el último informe (Ver: https://academic.oup.com/ckj/article/15/3/425/6391426),

con datos correspondientes al año 2019, los autores indican que la ERC “sigue representando un desafío para la carga de enfermedad que provoca y la dificultad para acceder al tratamiento”.

Los países participantes completaron una encuesta anual que considera diferentes tratamientos:  hemodiálisis (HD), la diálisis peritoneal (DP) y el injerto renal vivo funcionante (LFG). 

Los resultados al 31 de diciembre de 2019 indican que un total de 432, 610 pacientes estaban en TRR en Latam, “lo que corresponde a una prevalencia general no ajustada de 866 por millón de habitantes”. 

En cuanto a la modalidad de tratamiento, describe el estudio, el 66,7% de los pacientes prevalentes fueron tratados con HD y el 9,3% con DP mientras que el 24% de los pacientes tenían LFG. 

Dr. Jorge Rico,

“La nefropatía diabética como causa de ERC sigue siendo un porcentaje relevante (36%) y cinco países reportaron ERC de causas no tradicionales”. 

La tasa de trasplante renal en la región fue de 22 por millón de habitantes.

El informe concluye que el acceso a terapia de reemplazo renal todavía es limitada en Latam y exhortan a “continuar con los esfuerzos de cada país y de la Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión (SLANH)para garantizar la igualdad de acceso al tratamiento”.

El Dr. Rico comparte además que 9 de cada 10 pacientes padecen de enfermedad renal y no saben que la tienen, realidad que hace imperioso insistir en la educación y orientación para atender a tiempo una enfermedad que con covid-19 generó particular vulnerabilidad.

“La tasa de mortalidad fue cercana al 30% en quien padecía hipertensión, diabetes y enfermedad renal”, advirtió.

Educar y prevención

La conferencia del experto tuvo lugar en el contexto de la firma del acuerdo, en ciudad de Panamá, entre la Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión (SLANH) y AstraZeneca “para desarrollar y promover proyectos en favor de la concientización de la importancia del diagnóstico temprano para la enfermedad renal crónica”.

Por la SLANH suscribió el documento su presidente, el Dr. Guillermo Álvarez y por AstraZeneca, la Dra. Larisa Ramírez, directora médica para Latinoamérica.

La alianza “permitirá contribuir a las áreas de interés pertinentes, que constan de tres pilares clave: salud renal, educación y acceso a la información tanto de médicos como pacientes, investigación y desarrollo, y análisis del impacto del COVID-19 en pacientes con diálisis y trasplantes durante 2022”.

La SLANH fue fundada hace 52 años. Tiene su sede en Panamá y está integrada por las sociedades de nefrología de más de 20 países de Latinoamérica, las cuales reúnen a la mayoría de los 8,000 nefrólogos de la región.

El Dr. Álvarez explicó que existen países con uno o dos nefrólogos por millón de habitantes, realidad que hace pertinente insistir en más educación y formación, tanto del médico como del paciente.

Por otra parte, muchas personas, al no existir dolor, no se chequean ni son controlados y cuando se detecta la falla renal el diagnóstico es peor.

El Dr.  Vicente Sánchez Polo (Guatemala), especialista en Nefrología, Diálisis y Trasplante Renal, destacó la importancia de  fortalecer la educación de los médicos en diagnóstico temprano, manejo de la enfermedad renal e impacto covid 19 en la población.

La Dra. Larisa Ramírez señaló que el programa de educación inició en marzo 2022 y la idea es también entregar herramientas al médico para que pueda tratar al paciente de manera adecuada.

“La enfermedad renal es complicada y se debe delimitar hasta dónde llega el médico general, el internista y el nefrólogo para que cada quien tome un rol más activo y empoderado”, sostuvo.

Reiteró que la enfermedad renal tiene en el silencio una característica peligrosa: Nada duele ni molesta hasta que se ven síntomas como malestar general o cansancio que se pueden confundir con otra causa.

Exhortó a vigilar factores de riesgo como diabetes, hipertensión, obesidad y colesterol alto, así como hacer del chequeo anual una prioridad, incluir revisión de glucosa y de riñones para actuar a tiempo.

Violeta Villar Liste
Redaccion@lawebdelasalud.com