fbpx

El panameño fallece más por enfermedad cardiovascular que a causa de covid-19

Pixabay

Violeta Villar Liste

El 51% de las muertes en Panamá están asociadas a Enfermedades no Transmisibles (ENT) y de este porcentaje, el 26% corresponde a enfermedades cardiovasculares, de acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa).

La Encuesta Nacional de Salud (ENSPA) 2019-2021, al evaluar la prevalencia de ENT a nivel nacional, concluyó que solo en el caso de la hipertensión arterial fue de 42.3%:¿Cómo está la salud del panameño?

El Dr. Liberato González, especialista en Cardiología, Medicina Interna y miembro de la Sociedad Panameña de Cardiología, observa que la pandemia acentuó esta realidad y se hace necesario insistir en la prevención y la valoración integral del paciente para lograr un individuo más sano.

Dr. Liberato González

Si se analizan las cifras, en los últimos 15 años, afirma, el panameño ha muerto más por enfermedad cardiovascular que por covid-19 y si bien el virus generó alertas y las personas se cuidan más, es preciso aprovechar el buen momento de la conciencia para no bajar la guardia y actuar.

De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud (Minsa), desde el inicio de la pandemia se registran en Panamá 8,199 fallecidos a causa de la covid-19.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) precisa que “cada año mueren más personas por enfermedades cardiovasculares (ECV) que por cualquier otra causa”.

“Consumo de alcohol y cigarrillo, dietas inadecuadas y el poco ejercicio, son causa de eventos cerebrovasculares y todas sus complicaciones”, advirtió el especialista.

La OPS analiza que el riesgo de padecer una ECV “aumenta por una alimentación poco saludable, la cual se caracteriza por un bajo consumo de frutas y verduras y un consumo elevado de sal, azucares y grasas”.

De hecho, quienes no hacen ejercicio tienen entre 20% y 30% de más probabilidades de morir de manera prematura.

No solo es el dolor en el pecho

El Dr. González explica que la mayoría de las personas identifican el dolor del pecho con un posible infarto, pero en realidad son varios los síntomas que podrían indicar un síndrome coronario agudo:

  • La retención de líquido
  • El cansancio con facilidad
  • Palpitaciones
  • Valores de presión elevados

En este sentido, señaló que la consulta de atención primaria o de rutina es importante para hacer esa evaluación y determinar si la persona es un paciente con factores de riesgo.

“Identificar a la población sana, sin síntomas, pero con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, es prioritario porque se trata de pacientes que de un día para otro pueden desarrollar un infarto o una arritmia”.

Hizo especial referencia a la hipertensión, calificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un asesino silencioso.

“La hipertensión arterial debe ser considerada el enemigo público numero 1: tiene su rol en la enfermedad coronaria, en la falla cardiaca, en la enfermedad cerebro-vascular, es decir, la hipertensión, desde el punto de vista de salud pública, es el sospechoso principal de las complicaciones cardiovasculares”.

Cuidar al joven para evitar un adulto enfermo

El especialista indicó que los padres deben estar alertas ante señales que pueden presentar los adolescentes.

Quejas de cansancio, dolor en el pecho o palpitaciones, son situaciones que podrían ameritar atención cardiovascular.

“El paciente joven piensa que su juventud lo va a proteger de la enfermedad cardiovascular, sin embargo, vemos que cada día desarrollan complicaciones como infarto, arritmias o derrames.

El año pasado más de 15 millones de personas en el mundo, entre los 30 y 69 años, fallecieron  por ENT y el 50% correspondió a enfermedad cardiovascular.

“Estas enfermedades fatales son incapacitantes, encaman al paciente y producen sobrecarga en el sistema de salud”.

Subrayó que se debe acabar con los mitos:  el paciente joven sí puede sufrir de ECV de allí que deba cambiar su estilo de vida y la historia de su salud, con prevención y hábitos adecuados.

COVID-19 y enfermedad cardiovascular

-¿Cuál fue el balance de la enfermedad cardiovascular en el contexto de covid-19?

-Los pacientes en pandemia dejaron de buscar la atención y seguimiento que los mantenía controlados. Aquellos que se guardaron ahora experimentan complicaciones cardiovasculares, descompensación y hospitalización.

El paciente cardiovascular que sufrió covid-19 presentó peor pronóstico.  

Reiteró que “las cifras de muertes por la pandemia todavía no han superado los valores de muertes por enfermedad cardiovascular, que es la primera causa de muerte en nuestro país”.

La pandemia le dejó al panameño la conciencia de cuidarse más: “Ahora hace más ejercicio, no fuma tanto… hay que trabajar con la dieta y el consumo de alcohol”.

Entre otras recomendaciones a la mano de cualquier persona:

  • Internalizar la dieta sana
  • Actividad física y cambiar el sedentarismo
  • Actuar en el niño y en el joven para que incorporen la necesidad de la comida saludable y la actividad física.

Advirtió que no nacemos consumiendo comida chatarra ni en contacto con la tecnología: es determinante la responsabilidad de los padres de inculcar buenos hábitos desde los primeros años de vida.

Observa que la mayoría de las políticas de salud deben ser dinámicas y hacer partícipe al paciente en esta tarea por una mejor salud individual y colectiva.

Violeta Villar Liste
Redaccion@lawebdelasalud.com

Deja una respuesta