Endometriosis afecta a 1 de cada 10 mujeres en edad fértil

Pixabay

Dr. Alberto Kizer Ores

La endometriosis es una enfermedad inflamatoria estrógeno-dependiente de origen desconocido que afecta aproximadamente a un 10-20% de las mujeres en edad fértilde cualquier etnia-raza y grupo social.

Se define como la presencia y crecimiento benigno de tejido endometrial que a pesar de ser exclusivo del útero en estos casos crece fuera de él. Este endometrio tiene capacidad para crecer, infiltrar e incluso diseminarse de forma similar al tejido tumoral, sin embargo, la transformación maligna es muy rara.

A pesar que no es un proceso infeccioso, presenta componentes similares a la respuesta inflamatoria.

Los síntomas de la endometriosis son muy variables, encontrando desde mujeres totalmente asintomáticas hasta formas severas y crónicas con síntomas dolorosos intensos y/o esterilidad asociada, que requieren incluso varias intervenciones quirúrgicas y para las que a veces no se consigue un tratamiento curativo.

Para muchas mujeres, la endometriosis constituye un proceso crónico y recurrente, llegando a ser un problema invalidante para algunas pacientes.

Es muy difícil estimar la incidencia exacta y real de la enfermedad, ya que el diagnóstico de certeza de la misma solo es posible mediante verificación histológica, (recogida por biopsia de una lesión, en el momento de la cirugía). 

Sin embargo, se estima de manera generalizada, que la endometriosis afecta al menos a 1 de cada 10 mujeres en edad fértil, y que esta proporción asciende al 30-50%, si consideramos tan solo a mujeres que presenten problemas de infertilidad-esterilidad o dolor pélvico crónico.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Factores relacionados con la reproducción y la menstruación: situaciones que suponen una mayor exposición a los cambios hormonales (menarquia precoz, menopausia tardía), acortamiento del periodo intermenstrual, mayor duración de la menstruación, mayor volumen de la menstruación, reducido número de hijos.
  • Factores relacionados con estilos de vida: el ejercicio, tabaco, alcohol y la cafeína han sido relacionados con la incidencia de endometriosis.
  • Factores genéticos: Existe una elevada coincidencia de endometriosis entre hermanas gemelas univitelinas (aunque teóricamente podrían estar involucrados los mismos factores ambientales), y se conoce la existencia de una elevada predisposición familiar.

La endometriosis se clasifica en mínima, leve, moderada y severa. Según el tamaño y la localización, así como características de las lesiones y adherencias. Hoy en día, tanto la morfología como la actividad biológica de las lesiones también está siendo evaluada.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Establecer el diagnóstico de endometriosis con base en sólo a los síntomas es difícil, ya que la presentación es muy variable y existe un solapamiento con otras entidades como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad pélvica inflamatoria, u otras enfermedades digestivas o ginecológicas, de allí que por lo general es un diagnóstico de descarte.

Un elevado porcentaje de mujeres son asintomáticas, se estima entre el 15-30% de las mujeres con endometriosis.

Los síntomas dependen de la localización de los implantes endometriósicos:

  • Implantes pélvicos: dolor menstrual, dolor con las relaciones sexuales, dolor o incomodidad pélvica, infertilidad.
  • Implantes fuera de los genitales: sangrado rectal, distensión abdominal cuando afecta al recto y resto del intestino, dolor al orinar y sangre en la orina si afecta las vías urinarias. Dificultad para respirar o dolor torácico si los implantes son torácicos, pudiendo afectar a casi la totalidad del organismo.

Es importante comentar que el diagnóstico basado únicamente en los síntomas puede ser dificultoso por tener una presentación muy variable.

El diagnóstico comienza con una historia clínica minuciosa, siendo importante los antecedentes, así como la exploración ginecológica.

Los marcadores Ca125 y Ca19.9 son útiles para descartar endometriosis de alto grado.

La ecografía vaginal es útil para identificar endometriosis ovárica y la ecografía rectal en la evaluación del tabique recto-vaginal y ligamentos útero-sacros.

Si hay sospecha clínica de endometriosis profunda ureteral, vesical y/o intestinal se debe considerar la realización de RMN.

El diagnóstico de certeza es hoy por hoy, la observación directa de las lesiones mediante laparoscopia acompañado de toma de biopsia.

En vista de la gran diversidad en relación a la presentación clínica lo primero a tener presente es que sí tiene tratamiento, en algunos casos sencillo y en otros casos complejo y multidiciplinario, necesitando involucrar a ginecólogos, urólogos, coloproctólogos, fisioterapeutas, entre otras especialidades. Por lo cual recomendamos acudir a centros especializados en esta patología.

El tratamiento debe ser individualizado en función de la edad, severidad de los síntomas, extensión de la enfermedad, infertilidad y deseo reproductivo.

Dr. Alberto Kizer Ores

En Instagram @dr_Kizer

El Dr. Alberto Kizer Ores es Médico Cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela. Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Instituto Universitario Dexeus de Barcelona, España. (Universidad Autónoma de Barcelona)Maestría en Medicina Materno-Fetal en el Hospital Universitario Vall d´Hebron de Barcelona, España. (Universidad Autónoma de Barcelona)Diplomado de Alta Gerencia en Emergencia y Crisis. (Instituto de Ciencia de la Salud – ISCIS / Universidad de Panamá)Certificado Internacional en Coaching y Programación Neurolingüística (International Association of Coaching and NLP / European Academy of Neurosciences Economics and Humanities)Capacitación en Coaching de Salud / Health and Wellness Coach (The International School Of Coaching – TISOC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *