¡Estírese!, así esté en la oficina

Pixabay

Con el teletrabajo, muchas personas olvidan en casa la importancia de sentarse bien y, en general, de adoptar posturas correctas durante la jornada laboral. Ahora, con el retorno paulatino a las actividades, el problema se traslada a la oficina.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “los trastornos musculoesqueléticos son la principal causa de discapacidad y el dolor lumbar es la causa más frecuente de discapacidad en el mundo”.

En el año 2017, la OMS reportó que este tipo de trastorno fue la causa del 16% “de los años vividos con discapacidad” y el dolor lumbar se mantiene como una de las causas más comunes de discapacidad.

María Félix Villar Fernández, del Centro Nacional de Nuevas Tecnologías del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) de España, en el libro Posturas de trabajo, evaluación del riesgo, señala que los trastornos musculoesqueléticos relacionados con el trabajo (TME) “han sido definidos de diferentes modos en distintos estudios: algunos investigadores los restringen sólo a su patología clínica; otros, a la presencia de síntomas; otros, a procesos patológicos demostrables “objetivamente”; y otros, a la incapacidad laboral que originan (tales como el tiempo de baja laboral)”.

Señala que la OMS lo entiende desde molestias leves, pasajeras o irreversibles que afectan a “músculos, tendones, esqueleto óseo, cartílagos, ligamentos y nervios”.

En el caso de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, define los TME de origen laboral como alteraciones que sufren estructuras corporales tipo “músculos, articulaciones, tendones, ligamentos, nervios, huesos y el sistema circulatorio, causadas o agravadas fundamentalmente por el trabajo y los efectos del entorno en el que éste se desarrolla. (OSHA-Europa, 2007)”.

Si bien estos trastornos se pueden producir en cualquier parte del cuerpo, Villar Fernández señala que lo más frecuente es “la espalda, el cuello, los hombros, los codos, las manos y las muñecas“.

En cuanto a los efectos sobre la salud, el más comúnmente descrito es el dolor, que puede ser precursor de daños más severos, o ser un síntoma de la enfermedad misma (como en el caso del dolor de espalda)”.

La licenciada en Fisioterapia Leti Ho Xu, al respecto, comparte valiosos ejercicios de estiramientos para la oficina.

“Muchas horas frente al ordenador y las tensiones propias del ambiente laboral, son factores determinantes a la hora de sufrir dolor en el cuello y espalda, que pueden llegar a generar muchos malestares”, explica.

Al respecto, señala que una manera de aliviar este malestar es recurrir a los ejercicios de estiramiento que permiten mantener la flexibilidad de los músculos, prevenir dolor y lesiones a largo plazo.

Compartimos aquí el “paso a paso” de una sesión en función de las recomendaciones de Ho Xu:

Primero, caliente: mueva el cuello suavemene hacia los lados y de arriba hacia abajo.

-Sentado, inclinar la cabeza con la ayuda de la mano, hacia un lado. Intentar que la oreja toque el hombro. 10 repeticiones de cada lado.

-Sentado, estirar un brazo por encima del cuerpo, con ayuda del otro brazo. Mire hacia la dirección opuesta al realizar el estiramiento y haga presión con la mano para que aumente el estiramiento del músculo. También, 10 repeticiones.

-Sentado, cruzar una muñeca sobre la otra entrelazando las manos. Estire y extienda las manos hasta que las manos queden por encima de la cabeza y hacia atrás. 10 repeticiones.

-Otra técnica supone juntar las manos por detrás de la espalda. Levante los brazos hasta que sienta el estiramiento. Si requiere un estiramiento más profundo, se puede inclinar hacia adelante.

Un ejercicio que alivia mucho la presión, supone levantar los hombros y luego girar hacia atrás y hacia abajo. Recomienda 10 repeticiones.

No olvide las manos: Extienda un brazo con los dedos mirando hacia arriba y con la otra estire los dedos hacia atrás.

En su silla, sentado, con la espalda recta y los pies separados, incline hacia adelante con los brazos estirados como si tratara de empujar la pared.

Son consejos sencillos que ayudarán a aliviar la tensión propia de las horas en la oficina e incluso así permanezca en casa.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *