Síndrome del túnel del carpo, el nervio atrapado

Pixabay

El síndrome del túnel del carpo es la neuropatía periférica por atrapamiento (el nervio queda atrapado) más común en el ser humano. Es una enfermedad que puede ocasionar incapacidad temporal e inclusive permanente si no es bien tratada, explica el Dr. Juan Carlos Pretto, especialista en Ortopedia y Traumatología del Hospital Paitilla.

El túnel del carpo está integrado por los huesos del carpo (muñeca) los cuales forman una estructura en forma de un canal que se va cerrando hasta convertirse en un túnel llamado ligamento transverso del carpo, a través del cual pasan los nueve tendones que se encargan de la flexión de los dedos de la mano, así como el nervio mediano que se encarga de dar sensibilidad a los dedos pulgar, índice, corazón y la mitad del dedo anular.

El síndrome del túnel del carpo ocurre cuando hay disminución de la conducción en el nervio mediano a su paso por este túnel.

Esto ocasiona dolor, adormecimiento y cosquilleos o corrientazos en los dedos inervados por el nervio mediano.  

El dolor ocurre predominantemente en la noche pudiendo llegar a despertar al paciente, quien puede referir que se mejora sacudiendo las manos. En los casos más severos puede haber adormecimiento constante y atrofia de los músculos de la eminencia tenar.

Hay muchas causas que provocan síndrome del túnel del carpo y las podemos resumir en cuatro grandes grupos:

  1. Lesiones que provocan alteración de la anatomía del túnel del carpo disminuyendo el espacio disponible para el nervio.
  2. Alteraciones sistémicas que disminuyen la conducción nerviosa en el nervio.
  3. Lesiones laborales con traumatismo a repetición que provocan alteración en la conducción nerviosa (movimiento repetitivo de la mano).
  4. Y, lo más frecuente, es que no se encuentre una causa llamándose síndrome de túnel del carpo idiopático.

El diagnóstico del síndrome del túnel del carpo es esencialmente clínico con una historia compatible asociada a las maniobras de provocación que se pueden realizar en el consultorio.

Si bien es cierto que el ultrasonido y la resonancia magnética han sido utilizados para comparar personas con síndrome del túnel del carpo con sujetos normales rara vez son utilizadas.

En los casos atípicos, donde hay duda diagnóstica o cuando se sospecha un atrapamiento del nervio fuera del túnel del carpo, es recomendable corroborar el diagnóstico mediante estudios electrodiagnósticos (que miden la velocidad de conducción nerviosa) y electromiografía (examen que mide la salud de los músculos y las células nerviosas que los controlan).

El tratamiento inicial consiste en modificación de actividades que desencadenan el dolor, la utilización de férulas durante la noche y durante las actividades que provocan el dolor.

Se pueden utilizar antiinflamatorios no esteroideos y corticoides orales o inyectados para control del dolor durante ciclos cortos.

También es recomendable la fisioterapia en sus diversas modalidades analgésicas, así como ejercicios de estiramiento de tendones flexores y deslizamiento nervioso.

En los casos cuando el paciente no mejora con las medidas previamente expuestas o inclusive en los casos más severos es recomendable la cirugía como tratamiento definitivo.

Existen muchas técnicas quirúrgicas, pero todas se resumen en la apertura del ligamento transverso el carpo para aumentar el espacio en el cual discurre el nervio mediano y así liberar la presión causante del dolor.

Dr. Juan Carlos Pretto

El doctor Juan Carlos Pretto es especialista en ortopedia y traumatología. Subespecialidad en cirugía de la mano, hombro y codo – Plexo braquial y nervios periféricos. Es especialista del Hospital Paitilla y del Hospital de Chiriquí (David, Panamá).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *