Estudio en Israel concluye que vacuna de Pfizer-BioNTech es 95% efectiva

Equipos médicos, el 20 de diciembre de 2020, cuando celebraban en un centro médico de Israel la llegada de las vacunas contra el coronavirus Foto: VOA

Voz de América

El primer estudio a gran escala y realizado de forma independiente sobre la vacuna Pfizer-BioNTech muestra que la inyección es muy eficaz para prevenir el COVID-19, en un momento potencialmente histórico para los países desesperados por poner fin a los confinamientos y reabrir las economías.

Hasta ahora, la mayoría de los datos sobre la efectividad de las vacunas COVID-19 se han obtenido en condiciones controladas en ensayos clínicos, lo que deja un elemento de incertidumbre sobre cómo los resultados se traducirían en el mundo real con sus variables impredecibles.

La investigación en Israel, dos meses después de uno de los lanzamientos más rápidos del mundo, que proporciona una rica fuente de datos, mostró que dos dosis de la inyección de Pfizer redujeron los casos sintomáticos de COVID-19 en un 94% en todos los grupos de edad y las enfermedades graves en casi la misma cantidad.

El estudio de alrededor de 1.2 millones de personas también mostró que una sola inyección era un 57% efectiva para proteger contra infecciones sintomáticas después de dos semanas, según los datos publicados y revisados ​​por pares en el New England Journal of Medicine el miércoles.

Los resultados del estudio para el Instituto de Investigación Clalit fueron cercanos a los de los ensayos clínicos del año pasado que encontraron que dos dosis tenían una efectividad del 95%.

“Nos sorprendió porque esperábamos que en el entorno del mundo real, donde la cadena de frío no se mantiene perfectamente y la población es mayor y está más enferma, no obtendrá tan buenos resultados como los que obtuvo en los ensayos clínicos controlados”, dijo el autor Ran Balicer Reuters. “Pero lo hicimos y la vacuna funcionó también en el mundo real”.

“Hemos demostrado que la vacuna es igual de eficaz en subgrupos muy diferentes, en los jóvenes y en los ancianos en los que no tienen enfermedades subyacentes y en los que tienen pocas condiciones subyacentes”, añadió.

El estudio también sugiere que la vacuna, desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, es eficaz contra la variante del coronavirus identificada por primera vez en el Reino Unido.

Los investigadores dijeron que no podían proporcionar un nivel específico de eficacia, pero la variante era la versión dominante del virus en Israel en el momento del estudio.

La investigación no arrojó luz sobre cómo le irá a la inyección de Pfizer frente a otra variante, ahora dominante en Sudáfrica, que ha demostrado reducir la eficacia de otras vacunas.

“Una gran noticia”

De los nueve millones de personas en Israel, una nación con atención médica universal, casi la mitad ha recibido una primera dosis y un tercio ha recibido ambas dosis desde que comenzó el lanzamiento el 19 de diciembre.

Esto colocó al país en una ubicación privilegiada para un estudio del mundo real sobre la capacidad de la vacuna para detener la pandemia, junto con sus capacidades de datos avanzados.

El estudio examinó a unas 600.000 personas vacunadas frente al mismo grupo de control de personas no vacunadas. También colaboraron investigadores de la Escuela Chan de Medicina Pública de la Universidad de Harvard, la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital Infantil de Boston.

“Esta es una gran noticia, ya que confirma que la vacuna tiene una eficacia de alrededor del 90% en la prevención de infecciones documentadas de cualquier grado de gravedad a partir de siete días después de la segunda dosis”, dijo Peter English, consultor del gobierno británico en control de enfermedades transmisibles.

“Los trabajos previos recientemente estudiados de Israel eran estudios de observación. Éste utilizó un diseño experimental conocido como estudio de casos y controles … dando mayor confianza en que las diferencias entre los grupos se deben a su estado de vacunación y no a algún otro factor.

El estudio publicado el miércoles fue el primer análisis de una estrategia nacional de vacunación contra COVID-19 en ser revisado por colegas médicos.

También ofreció una visión más detallada de cómo le estaba yendo a la vacuna a intervalos semanales, al tiempo que comparaba a las personas que recibieron la vacuna con personas no vacunadas con antecedentes médicos, sexo, edad y características geográficas similares.

Otros centros de investigación en Israel, incluido el Instituto de Ciencia Weizmann y el Instituto de Tecnología de Israel, han compartido varios estudios en las últimas semanas que muestran que la vacuna es efectiva.

Al menos tres estudios en Israel también han sugerido que la vacuna puede reducir la transmisión del coronavirus, pero los investigadores advirtieron que se deben realizar estudios más amplios para establecer conclusiones claras.

¿Pase de inmunidad?

Los últimos datos del Instituto Weizmann muestran una caída dramática en la enfermedad, que comenzó este mes con el primer grupo de edad vacunado, los mayores de 60 años, ahora se ha extendido a los dos grupos posteriores para haber completado ambas dosis.

A medida que las infecciones han disminuido en Israel, el país ha aliviado su tercer cierre nacional y ha reabierto sectores de su economía, incluidos centros comerciales, tiendas, escuelas y muchos lugares de trabajo en las últimas dos semanas.

Los lugares recreativos como teatros, gimnasios y hoteles abren los domingos, pero están abiertos solo para quienes se consideran inmunes: los titulares de un “pasaporte verde”, un documento del ministerio de salud disponible para descargar solo para personas siete días después de su segunda dosis o personas que se han recuperado de COVID-19.

El miércoles, Tel Aviv celebró uno de los primeros conciertos en vivo del país después de meses de que las reuniones fueron prohibidas bajo las restricciones del coronavirus.

“Esto es muy emocionante, estamos muy felices de estar aquí hoy. Es increíble después de un año de estar en casa, es genial salir a ver algo de cultura”, dijo Gabi Shamir, de 60 años, mientras tomaba asiento en el espectáculo al aire libre.

Aún así, la eficacia de la vacuna no significa que el país estará libre de una pandemia en el corto plazo. Al igual que en otras partes del mundo, una gran proporción de la población tiene menos de 16 años, aproximadamente un tercio en Israel, lo que significa que aún no pueden vacunarse porque no ha habido resultados de ensayos clínicos para niños.

“Este definitivamente no es el final de la pandemia”, dijo Eran Kopel, epidemiólogo de la Universidad de Tel Aviv. “Una vez que haya una vacuna segura para los niños en Israel y en todo el mundo, podemos comenzar a decir que podríamos estar acercándonos a la inmunidad colectiva”.