La infección por COVID-19 sería la primera dosis del paciente recuperado

Violeta Villar Liste

El Ministerio de Salud (Minsa) de Panamá ofreció tres razones básicas para utilizar una sola dosis de vacuna en personas recuperadas luego de sufrir una enfermedad a causa de COVID-19:

-Produce mejor respuesta inmune que en personas no infectadas previamente.

-La evidencia inicial sugiere que la segunda dosis puede afectar la respuesta inmune de anticuerpos.

-Acelera la estrategia de vacunación al permitir inmunizar a más personas.

El Dr. Eduardo Ortega, secretario nacional de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), al detallar los alcances de esta propuesta, señaló que las investigaciones comprueban que una dosis de la vacuna en recuperados es suficiente para protegerlos.

Con respecto a la posibilidad de acelerar la vacunación y alcanzar a la mayor cantidad posible de población, este lineamiento acompañaría una estrategia que avanzó este miércoles 10 de marzo, al recibir Panamá el quinto lote de vacunas contra la covid-19, consistente en 42,210 dosis.

La viceministra de Salud, Ivette Berrío, detalló que al 30 de marzo de este año se tiene previsto recibir y completar 450,000 dosis de vacunas que la farmacéutica Pfizer se comprometió entregar al país en el primer trimestre de este 2021. 

A la fecha, Panamá ya ha aplicado 214,492 dosis de vacunas.

Hasta el 9 de marzo de 2021, hay en Panamá 333,005 pacientes recuperados que podrían ser objeto de esta dosis única de la vacuna.

El doctor Juan Pascale, director del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudio de la Salud (Icges), ya había explicado que “a quien le da covid-19 y se pone la vacuna, desarrolla una respuesta inmune en mayor cantidad. La infección actúa como si fuera la primera dosis y la segunda como un refuerzo; es más eficiente. La vacuna potenciará el sistema inmunológico y se contará con mejores defensas”: Paciente reinfectado con covid-19 en Panamá presentó síntomas leves en segunda fase

La jefa del departamento de Investigación en Virología del Icges, Sandra López, también explicó en su momento, a propósito de la presentación del primer caso de reinfección en Panamá, que “en los coronavirus es frecuente la reinfección y en el caso de  SARSCoV2 no es distinto: es un virus ARN, muta y se adapta, por ende hay más riesgos de reinfección.

Esta posibilidad de reinfección, que hasta ahora en los casos estudiados en Panamá y en el mundo ha sido leve, excepto en un paciente en Texas, Estados Unidos, es la razón por la cual todo paciente recuperado debe vacunarse para prevenir una enfermedad grave.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos recomiendan, por su parte, “que las personas que han tenido covid-19 aún deben vacunarse debido a los graves riesgos para la salud asociados con covid-19 y al hecho de que la reinfección es posible”.

De igual modo, señalan que “las personas que recibieron tratamiento para covid-19 con anticuerpos monoclonales o plasma de convalecencia deben esperar 90 días antes de recibir la vacuna covid-19”.

Un estudio que ofrece esperanzas

El Dr. Francis S. Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés) en Estados Unidos cita en su blog (https://directorsblog.nih.gov/2021/02/23/is-one-dose-of-covid-19-vaccine-enough-after-covid-19-infection/), un estudio reciente titulado Respuestas de anticuerpos de picos robustos y mayor reactogenicidad en individuos seropositivos después de una dosis única de la vacuna de ARNm del SARS-CoV-2 que permite ampliar la información. Dado su interés, se reproduce a continuación:

“Para los millones de estadounidenses que ahora son elegibles para recibir las vacunas Pfizer o Moderna COVID-19, se recomienda que todos reciban dos inyecciones. 

La primera dosis de estas vacunas de ARNm entrena al sistema inmunológico para reconocer y atacar la proteína de pico en la superficie del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. La segunda dosis, administrada unas semanas después, aumenta los niveles de anticuerpos para brindar una protección aún mejor. 

Las personas que se han recuperado del COVID-19 también deben vacunarse definitivamente para maximizar la protección contra una posible reinfección. Pero, debido a que ya tienen algo de inmunidad natural, ¿bastaría con un solo disparo? ¿O todavía necesitan dos?

Un pequeño estudio apoyado por los NIH, publicado como preimpresión en medRxiv, ofrece algunos datos iniciales sobre esta importante cuestión [1]. 

Los hallazgos muestran que la respuesta inmune a la primera dosis de la vacuna en una persona que ya ha tenido COVID-19 es igual o, en algunos casos, mejor que la respuesta a la segunda dosis en una persona que no ha tenido COVID-19. 

Si bien se necesita mucha más investigación, y definitivamente no estoy sugiriendo un cambio en las recomendaciones actuales en este momento, los resultados plantean la posibilidad de que una dosis sea suficiente para alguien que haya sido infectado con SARS-CoV-2 y ya haya generado anticuerpos contra el virus.

Estos hallazgos provienen de un equipo de investigación dirigido por Florian Krammer y Viviana Simon, Icahn School of Medicine en Mount Sinai, Nueva York. 

Los investigadores razonaron que para las personas cuyos cuerpos ya han producido anticuerpos después de una infección por COVID-19, la primera inyección podría actuar de manera similar a la segunda en alguien que no había tenido el virus antes. 

De hecho, hubo alguna evidencia anecdótica que sugiere que las personas previamente infectadas estaban experimentando una evidencia más fuerte de una respuesta inmune activa (dolor en el brazo, fiebre, escalofríos, fatiga) que las personas que nunca se infectaron después de recibir sus primeras inyecciones.

¿Qué mostraron los anticuerpos? Para averiguarlo, los investigadores solicitaron la ayuda de 109 personas que habían recibido su primera dosis de vacunas de ARNm fabricadas por Pfizer o Moderna. 

Descubrieron que aquellos que nunca habían sido infectados por el SARS-CoV-2 desarrollaron anticuerpos en niveles bajos dentro de los 9 a 12 días posteriores a la recepción de su primera dosis de vacuna.

Pero en 41 personas que dieron positivo en anticuerpos contra el SARS-CoV-2 antes de recibir la primera inyección, la respuesta inmune se veía sorprendentemente diferente. 

Generaron altos niveles de anticuerpos a los pocos días de recibir la vacuna. 

En comparación con diferentes intervalos de tiempo, las personas previamente infectadas tuvieron respuestas inmunes de 10 a 20 veces más que las observadas en personas no infectadas. 

Después de su segunda dosis de vacuna, fue más o menos la misma historia. Los niveles de anticuerpos en aquellos con una infección previa fueron aproximadamente 10 veces mayores que en los demás.

En general, ambas vacunas fueron bien toleradas. 

Pero, debido a que su sistema inmunológico ya estaba en marcha, las personas que estaban previamente infectadas tendían a tener más síntomas después de su primera inyección, como dolor e hinchazón en el lugar de la inyección. 

También eran más propensos a informar otros síntomas menos comunes, como fatiga, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares y dolor en las articulaciones.

Aunque a veces no lo parezca, COVID-19 y las vacunas de ARNm todavía son relativamente nuevas. 

Los investigadores aún no han podido estudiar cuánto tiempo estas vacunas confieren inmunidad a la enfermedad, que ahora se ha cobrado la vida de más de 500.000 estadounidenses. 

Pero estos hallazgos sugieren que una sola dosis de las vacunas Pfizer o Moderna puede producir una respuesta inmune rápida y fuerte en personas que ya se han recuperado del COVID-19.

Si otros estudios respaldan estos resultados, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) podría decidir considerar si una dosis es suficiente para las personas que han tenido una infección previa por COVID-19. 

Una política de este tipo ya se está considerando en Francia y, si se implementa, ayudaría a ampliar el suministro de vacunas y a que más personas se vacunen antes. 

Pero cualquier consideración seria de esta opción requerirá más datos. También dependerá de los asesores expertos de la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) decidir.

Por ahora, lo más importante que todos podemos hacer para controlar esta terrible pandemia es seguir las 3 W: usar nuestras máscaras, lavarnos las manos, cuidar nuestra distancia con los demás y arremangarnos para la vacuna. tan pronto como esté disponible para nosotros”.

Referencias:

[1] Picos de respuesta de anticuerpos robustos y mayor reactogenicidad en individuos seropositivos después de una dosis única de la vacuna de ARNm del SARS-CoV-2 . Krammer F y col. medRxiv. 2021 1 de febrero.

Vínculos:

Investigación COVID-19 (NIH)

Laboratorio Krammer  (Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Nueva York, NY)

Laboratorio Simon  (Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai)

Apoyo de los NIH: Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas