La OMS pide un acceso equitativo a casirivimab e imdevimab para la COVID-19

Pixabay

Con información de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acoge con satisfacción la incorporación de otra terapéutica al arsenal mundial contra la COVID-19, pero insta a las empresas productoras y a los gobiernos a abordar el alto precio y la producción limitada de la combinación de anticuerpos Regeneron y garantizar un manejo seguro y adecuado del medicamento.

Dado el alto costo y la baja disponibilidad de la terapia combinada, UNITAID está negociando con Roche Pharmaceutical, que actualmente fabrica el medicamento a precios más bajos y una distribución equitativa en todas las regiones, especialmente en los países de ingresos bajos y medios.

La OMS también está en conversaciones con la empresa para una donación y distribución del medicamento a través de UNICEF, siguiendo un criterio de asignación establecido por la OMS.

Paralelamente, la OMS ha lanzado una convocatoria a los fabricantes que deseen presentar sus productos para su precalificación,lo que permitiría un aumento de la producción y, por lo tanto, una mayor disponibilidad del tratamiento y un acceso ampliado.

Los asociados de ACT-A también están trabajando con la OMS en un marco de acceso equitativo para las terapias recomendadas contra la COVID-19.

La OMS también pide que se comparta la tecnología para permitir la fabricación de versiones biosimilares para que todos los pacientes que puedan necesitar este tratamiento tengan acceso a él.

Además, existen desafíos de viabilidad relacionados con los anticuerpos, como en la administración intravenosa; basado en los ensayos con pacientes no graves y graves/críticos.

En el entorno ambulatorio, esto puede ser un desafío; y, por lo tanto, la administración subcutánea puede ser una opción a la dosis más baja.

La administración requiere clínicas especializadas y necesitará cantidades adecuadas de anticuerpos, así como personal capacitado para garantizar la administración segura y efectiva del medicamento.

La OMS advierte que, para no exacerbar la inequidad en salud y la disponibilidad limitada de la terapia, se trate a los pacientes que no son graves y tienen un mayor riesgo de hospitalización y se trate a aquellos que son graves o críticos con estado seronegativo (aquellos que no han desarrollado anticuerpos naturales contra COVID-19 determinados a través de pruebas rápidas precisas); ya que estos dos grupos de pacientes son los pacientes que más se beneficiarán del tratamiento.

Con información de la OMS