Mujer, embarazo e hipertensión arterial

Pixabay

Violeta Villar Liste

Las mujeres con hipertensión durante el embarazo tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares posteriores.

Esto incluye enfermedad de las arterias coronarias, insuficiencia cardiaca, estenosis aórtica y regurgitación mitral, señaló la Dra. Yolimar Meza Méndez, como parte de su ponencia Hipertensión arterial gestacional y riesgo de cardiopatía en la mujer, en el reciente Congreso Internacional Venezolano de Hipertensión y XVII Congreso Venezolano de Hipertensión, con el apoyo de la Sociedad Interamericana de Hipertensión (IASH) y la Sociedad Venezolana de Hipertensión (VHS).

La Dra.  Meza Méndez sustentó parte de estas conclusiones en un metanálisis del año 2019, titulado Riesgo cardiovascular a largo plazo en mujeres con hipertensión durante el embarazo del Dr. Michael C. Honigberg (División de Cardiología y Departamento de Medicina, Hospital General de Massachusetts, Facultad de Medicina de Harvard, Boston, Massachusetts) y otros.

El estudio establece que “los trastornos hipertensivos del embarazo se asocian con un envejecimiento cardiovascular acelerado y condiciones cardiovasculares más diversas de lo que se pensaba anteriormente, incluida la enfermedad valvular cardíaca”.

El riesgo cardiovascular después de los trastornos hipertensivos del embarazo, indica la investigación, “está mediado en gran parte, pero de forma incompleta, por el desarrollo de hipertensión crónica”.

La especialista observa, con base en los resultados del estudio y otras evidencias, que es fundamental hacer seguimiento a todas las mujeres que durante el embarazo tuvieron hipertensión, “porque hay una relación entre la prevalencia de hipertensión arterial crónica y las mujeres que tuvieron hipertensión durante el embarazo”.

De hecho, “demostraron que en las pacientes que no tenían hipertensión durante sus embarazos, la prevalencia de hipertensión fue mucho más baja, mientras que las pacientes que tenían antecedentes de hipertensión en sus embarazos, la prevalencia se cuadruplicó y hasta se quintuplicó a medida que pasan los años”.

En general, afirma, el hecho de tener en el embarazo hipertensión gestacional es un factor predictivo: a futuro se puede desarrollar enfermedad cardiovascular.

Cada etapa es un riesgo

La Dra. Meza Méndez analiza que las mujeres tienen más riesgo de sufrir hipertensión arterial. Los factores dependen de cada etapa de la vida.

Citó un estudio publicado por la Dra. Marta Sánchez y colaboradores sobre la hipertensión en mujeres.

De manera específica, en el caso de las venezolanas, los factores de riesgo más predominantes son, en orden de importancia: la inactividad física (el primero), la obesidad abdominal, historia familiar de enfermedad cardiovascular prematura, la hipertensión arterial y la hipertrigliceridemia.

Hay otros datos relevantes a tomar en cuenta por la población femenina:

-Casi el 50% de los adultos con hipertensión arterial son mujeres

-A partir de los 65 años, por el proceso de ateroesclerosis que todos tenemos, la prevalencia de hipertensión arterial (HTA) en las mujeres supera a los hombres.

-Existen factores de riesgo muy particulares de las mujeres que predisponen a la hipertensión arterial sistémica: la gestación, la anticoncepción y la menopausia.

Hay una relación edad-sexo que permite comprender la “curva” de la hipertensión arterial:

“Cuando comparamos la prevalencia de hipertensión arterial en adultos mayores de 20 años por edad y sexo, en la edad reproductiva las mujeres tienen mayor prevalencia de hipertensión.

Cuando llegamos a la menopausia se iguala en hombres y mujeres (entre 55 y 64 años), pero cuando estamos por encima de los 65 o de los 75 años, la prevalencia es mayor en las mujeres si se compara con los hombres”.

Preocuparse por la hipertensión arterial sistémica es un paso para prevenir complicaciones mayores.

La especialista recordó que la vinculación entre hipertensión y cardiopatía isquémica está bien reconocida en el denominado Estudio de Framingham o Estudio Framingham del Corazón.

Esta relación directa entre hipertensión e incidencia cerebrovascular, aplica tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres, “se triplica el riesgo cuando somos hipertensas”.

¿Qué pasa en la etapa fértil?

La especialista en temas de mujer, documenta que durante la etapa fértil, “las evidencias indican que el uso de medicamentos anticonceptivos estrogénicos incrementan la presión arterial de algunas mujeres.”

Esto se asocia, además, “con sobrepeso, HTA en embarazos previos, antecedentes familiares de HTA y enfermedad renal leve”.

Advirtió que “la combinación de anticoncepción oral y tabaquismo puede ser peligrosa en algunas mujeres por el alto riesgo de trombosis”.

Hipertensión arterial después de la menopausia

En la etapa de la menopausia hay otros aspectos que toda mujer debe considerar:

-Los cambios hormonales y la HTA tras la menopausia pueden conducir a mayor daño de órgano blanco y enfermedad cardiovascular

-Aumenta la rigidez arterial, la enfermedad coronaria, la insuficiencia cardiaca crónica y el accidente cerebrovascular

Hipertensión gestacional y preeclampsia

Ante la evidencia del mayor riesgo de desarrollar HTA durante la gestación, la interrogante es cómo prevenir la hipertensión gestacional o la preeclampsia.

La expresidenta de la Fundación Venezolana del Corazón, advierte que “no existe una forma demostrada de prevenir la hipertensión gestacional o la preeclampsia”. Tampoco hay prueba que permita predecir o diagnosticar estas afecciones.

La clave es un adecuado control prenatal que “puede ayudar al diagnóstico y prevención de las complicaciones”.

Agrega que “las visitas regulares al médico confirmarán la seguridad de la gestación mediante el seguimiento de las cifras tensionales, el examen físico adecuado y el descarte de proteinuria”.

Durante este control, el especialista tomará en consideración aspectos como la nuliparidad (sin embarazo previo), el sobrepeso, que la mujer haya tenido preeclampsia en embarazo anterior, hipertensión crónica, embarazos múltiples, enfermedad renal por antecedentes o una edad mayor de 35 o 40 años.

Estos factores de riesgo únicos o en combinación, agregó, pueden ayudar a determinar cuál paciente tiene alto riesgo y crear un modelo de predicción clínica que permita medidas de prevención durante el embarazo.

¿Qué hago como mujer?

Las recomendaciones para cuidar la salud del corazón se asocian con disciplina y prácticas saludables “en todas las etapas de la vida de la mujer”.

Prevención es una palabra que subraya la Dra. Meza Méndez y tiene varios pilares:

-Reducir el consumo de sal de manera importante

Dieta sana

No fume

-Mantén peso saludable según estatura y edad

-Limitar el consumo de alcohol

-Hacer ejercicio diariamente. Movernos.

De igual modo, estar atenta a riesgos asociados con cada edad: en la fértil, el consumo de anticonceptivos; la hipertensión gestacional y los riesgos en la etapa de la menopausia.

Ante la realidad de un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca luego del embarazo, la especialista indica que se “justifican estrategias para disminuir el riesgo cardiovascular a largo plazo en mujeres con HTA durante la gestación, incluyendo manejo de la presión arterial y otras intervenciones para retrasar el envejecimiento vascular”.

Dra.  Yolimar Meza Méndez

La Dra. Yolimar Meza Méndez es especialista en Cardiología y Ultrasonido Cardiovascular y Periférico; magíster en Avances cardiovasculares por la Universidad Católica San Antonio de Padua Murcia-España; expresidenta de la Fundación Venezolana del Corazón; miembro del Comité de la Mujer de las Sociedades Venezolana e Interamericana de Cardiología e investigadora en enfermedades cardiovasculares de la mujer.

2 comentarios en «Mujer, embarazo e hipertensión arterial»
  1. Hipertensión Arterial en la Mujer.
    Interesante tema expuesto por la Dra: Yulimar Meza Mendez en el pasado LV Congreso Venezolano de Cardiología
    La Hipertensión Arterial Sistémica, el enemigo silencioso, uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes para Cardiopatia isquemica . En la mujer tiene un comportamiento diferente en cada etapa de su vida, cómo lo expuso la Dra Mendez, constituyendo un importante factor de riesgo que debemos y tenemos que controlar, para disminuir la morbilidad y mejorar la calidad de vida de la mujer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *