OMS: A 100 años de la insulina, es inaccesible a muchos pacientes

Pixabay

Informe de la OMS

Un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el período previo al Día Mundial de la Diabetes destaca el alarmante estado del acceso mundial a la insulina y la atención de la diabetes.

Concluye que los altos precios, la baja disponibilidad de insulina humana, los pocos productores que dominan el mercado de la insulina y los sistemas de salud débiles son las principales barreras para el acceso universal.

“Los científicos que descubrieron la insulina hace 100 años se negaron a beneficiarse de su descubrimiento y vendieron la patente por solo un dólar”, dijo el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Desafortunadamente, ese gesto de solidaridad ha sido superado por un negocio multimillonario que ha creado enormes brechas de acceso.

La OMS está trabajando con los países y los fabricantes para cerrar estas brechas y ampliar el acceso a este medicamento que salva vidas para todos los que lo necesitan”.

La insulina es la base del tratamiento de la diabetes: convierte una enfermedad mortal en una enfermedad manejable para nueve millones de personas con diabetes tipo 1[i]. 

Para más de 60 millones de personas que viven con diabetes tipo 2, la insulina es esencial para reducir el riesgo de insuficiencia renal, ceguera y amputación de extremidades.

Sin embargo, una de cada dos personas que necesitan insulina para la diabetes tipo 2 no la contrae.

La diabetes está en aumento en los países de ingresos bajos y medios y, sin embargo, su consumo de insulina no se ha mantenido al día con la creciente carga de la enfermedad.

El informe destaca que, si bien tres de cada cuatro personas afectadas por la diabetes tipo 2 viven en países fuera de América del Norte y Europa, representan menos del 40% de los ingresos de las ventas de insulina.

Mantener la promesa de 100 años de antigüedad: hacer universal el acceso a la insulina, publicado hoy para conmemorar el 100 aniversario del descubrimiento de la insulina, destaca las principales causas de las brechas en el acceso global a la insulina como:

-El cambio del mercado mundial de la insulina humana, que se puede producir a un costo relativamente bajo, a los análogos más caros (insulinas sintéticas) está imponiendo una carga financiera insostenible a los países de bajos ingresos.

En general, la insulina humana es tan efectiva como los análogos, pero los análogos son al menos 1,5 veces más caros que las insulinas humanas, y en algunos países tres veces más caros;

Tres empresas multinacionales controlan más del 90% del mercado de la insulina, dejando poco espacio para que las empresas más pequeñas compitan por las ventas de insulina;

-La regulación y las políticas subóptimas, incluidos los enfoques de fijación de precios farmacéuticos subóptimos, la débil gestión de las adquisiciones y la cadena de suministro, la financiación insuficiente para cubrir la demanda y la gobernanza general deficiente están afectando el acceso a la insulina y los dispositivos relacionados, como los dispositivos de monitoreo y entrega, en todos los países;

-La insuficiente capacidad e infraestructura del sistema de salud, incluida la falta de integración de los servicios en el nivel de atención primaria, la capacidad inadecuada para proporcionar atención de la diabetes y garantizar la continuidad del suministro y la infraestructura para la gestión de la información, la gestión del suministro y la producción local de insulinas son desafíos generalizados en los países de bajos ingresos;

-La investigación está orientada a los mercados ricos, descuidando las necesidades de salud pública de los países de ingresos bajos y medios, que representan el 80% de la carga de la diabetes.

El panorama de precios también es desigual y revela una falta de transparencia en la forma en que se establecen los precios, según el informe.

Por ejemplo, las insulinas biosimilares (esencialmente versiones genéricas) podrían ser más de un 25% más baratas que el producto de origen, pero muchos países, incluidos los de bajos ingresos, no se están beneficiando de este ahorro potencial.

El informe sugiere varias acciones para mejorar el acceso a las insulinas y productos relacionados, que incluyen:

  • Impulsar la producción y el suministro de insulina humana y diversificar la base de fabricación de insulinas análogas biosimilares para crear competencia y reducir los precios;
  • Mejorar la asequibilidad mediante la regulación de precios y resbajas, el uso de la contratación mancomunada y la mejora de la transparencia en la forma en que se fijan los precios;
  • Promover la capacidad de fabricación local en regiones desatendidas;
  • Promover la I+D centrada en las necesidades de los países de ingresos bajos y medios;
  • Garantizar que un mayor acceso a la insulina vaya acompañado de un diagnóstico rápido y acceso a dispositivos asequibles para el control del azúcar en la sangre y la inyección de insulina;
  • Utilizar los recursos de salud sabiamente seleccionando insulina humana siempre que sea posible y asignar fondos adecuados para proporcionar un paquete completo de atención.

La OMS ha acelerado los esfuerzos para abordar algunos de los obstáculos a la disponibilidad de insulina y medicamentos conexos y tecnologías sanitarias mediante una serie de diálogos con asociaciones empresariales y fabricantes de estos productos.

Varios meses después del primer diálogo, la industria se ha comprometido a una serie de acciones, que incluyen:

  • El desarrollo de un plan de políticas para mejorar el acceso a los biosimilares de insulina;
  • Participación en el programa de precalificación de la OMS para insulina, medidores de glucosa, tiras reactivas y herramientas de diagnóstico;
  • Participación en mecanismos internacionales/de las Naciones Unidas de adquisición mancomunada o de demanda agregada, una vez establecidos;
  • Presentación de datos sobre la termoestabilidad de la insulina a la OMS; y
  • Participación en el mecanismo de presentación de informes que la OMS utilizará para registrar y publicar contribuciones de la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria.

Se espera que la ampliación del programa de precalificación de la OMS para incluir dispositivos de control de la glucosa, tiras reactivas y herramientas de diagnóstico, y la inclusión de formas adicionales de insulina y otros medicamentos para la diabetes en la última actualización de las Listas Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS conduzcan a un mejor acceso en los países donde la demanda no está satisfecha actualmente.

Los esfuerzos para aumentar el acceso a medicamentos para la diabetes que salvan vidas son solo una de las corrientes de trabajo del Pacto Mundial sobre la Diabetes, lanzado en abril de 2021.

El Pacto reúne a gobiernos nacionales, organizaciones de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales, entidades del sector privado, instituciones académicas, fundaciones filantrópicas, personas que viven con diabetes y donantes internacionales para trabajar hacia un mundo donde todas las personas en riesgo de diabetes o que viven con diabetes puedan acceder a la atención que necesitan.

Informe de la OMS