OMS: Los antagonistas de la interleucina-6 mejoran los resultados en pacientes hospitalizados de COVID-19

Pixabay

Los hallazgos de un estudio publicado hoy [6 de julio] en el Journal of the American Medical Association (JAMA) han provocado nuevas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para usar antagonistas de la interleucina-6 en pacientes con COVID-19 grave o crítico junto con corticosteroides.

Un nuevo análisis de 27 ensayos aleatorios en los que participaron casi 11,000 pacientes encontró que el tratamiento de pacientes hospitalizados de COVID-19 con fármacos que bloquean los efectos de la interleucina-6 (los antagonistas de la interleucina-6 tocilizumab y sarilumab) reduce el riesgo de muerte y la necesidad de ventilación mecánica.

El estudio, que fue coordinado por la OMS en colaboración con el King’s College de Londres, la Universidad de Bristol, el University College de Londres y guy’s and St Thomas’ NHS Foundation Trust, encontró que los antagonistas de la interleucina-6 eran más efectivos cuando se administraban con corticosteroides.

En pacientes hospitalizados, la administración de uno de estos fármacos además de los corticosteroides reduce el riesgo de muerte en un 17%, en comparación con el uso de corticosteroides solos.

En pacientes que no están en ventilación mecánica, el riesgo de ventilación mecánica o muerte se reduce en un 21%, en comparación con el uso de corticosteroides solos.

En pacientes con COVID-19 gravemente enfermos, el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada, generando citoquinas como la interleucina-6.

Los ensayos clínicos han estado probando si los fármacos que inhiben los efectos de la interleucina-6, como el tocilizumab y el sarilumab, benefician a los pacientes hospitalizados con COVID-19. Estos ensayos han informado de diversas manera el beneficio, el efecto y el daño.

Esto llevó a los investigadores del Grupo de Trabajo de Evaluación Rápida de Evidencia para Terapias de COVID-19 [REACT] de la OMS, a examinar el beneficio clínico de tratar a pacientes hospitalizados de COVID-19 con antagonistas de la interleucina-6, en comparación con un placebo o la atención habitual.

Combinaron datos de 27 ensayos aleatorios que se realizaron en 28 países.

Este análisis incluyó información sobre 10.930 pacientes, de los cuales 6.449 fueron asignados aleatoriamente para recibir antagonistas de la interleucina-6 y 4.481 para recibir atención habitual o placebo.

Los resultados mostraron que el riesgo de morir dentro de los 28 días es menor en los pacientes que reciben antagonistas de la interleucina-6. En este grupo, el riesgo de muerte es del 22% en comparación con un riesgo asumido del 25% en aquellos que reciben solo atención habitual.

Es importante destacar que las mejoras en los resultados fueron mayores en los pacientes que también recibieron corticosteroides. En estos pacientes, el riesgo de morir dentro de los 28 días es del 21% en pacientes que reciben antagonistas de la interleucina-6 en comparación con un supuesto 25% en pacientes que reciben atención habitual. Esto significa que por cada 100 pacientes de este tipo, cuatro más sobrevivirán.

El estudio también analizó el efecto de estos fármacos sobre si los pacientes progresaron a ventilación mecánica o a la muerte. Entre los pacientes también tratados con corticosteroides, se encontró que el riesgo era del 26% para aquellos que recibían antagonistas de la interleucina-6 en comparación con un supuesto 33% en los que recibían atención habitual.

Esto significa que por cada 100 pacientes, 7 más sobrevivirán y evitarán la ventilación mecánica.

Al comentar los resultados del análisis, la Dra. Janet Díaz, responsable de Gestión Clínica de Emergencias Sanitarias de la OMS, dijo: “Reunir los resultados de los ensayos realizados en todo el mundo es una de las mejores maneras de encontrar tratamientos que ayuden a más personas a sobrevivir al COVID-19.

Hemos actualizado nuestra guía de tratamiento de atención clínica para reflejar este último desarrollo. Si bien la ciencia ha dado resultados, ahora debemos centrar nuestra atención en el acceso. Dado el alcance de la inequidad mundial en las vacunas, las personas en los países de ingresos más bajos serán las que corren mayor riesgo de COVID-19 grave y crítico. Esas son las personas a las que estos medicamentos deben llegar”.

El profesor Manu Shankar-Hari, consultor de cuidados críticos en Guy’s and St Thomas’ Hospital NHS Foundation Trust, profesor de medicina de cuidados críticos en el King’s College de Londres y científico clínico del NIHR, dijo: “COVID-19 es una enfermedad grave. Nuestra investigación muestra que los antagonistas de la interleucina-6 reducen las muertes por COVID-19, es decir, salvan vidas, y previenen la progresión a enfermedades graves que requieren apoyo respiratorio con un ventilador.

Además, los antagonistas de la interleucina-6 parecen aún más eficaces cuando se usan junto con los corticosteroides. Los resultados de nuestra investigación reflejan el increíble esfuerzo de investigación de los científicos de todo el mundo desde el inicio de la pandemia. En lo personal, estoy agradecido a los pacientes y sus familias por su disposición a participar en la investigación durante estos tiempos desafiantes”.

Jonathan Sterne, profesor de Estadísticas Médicas y Epidemiología de la Universidad de Bristol, subdirector del Centro de Investigación Biomédica de Bristol del Instituto Nacional de Investigación sanitaria de Bristol (NIHR Bristol BRC) y director de Health Data Research UK South West, dijo: “Los ensayos clínicos que evalúan la eficacia de los anticuerpos monoclonales que bloquean la interleucina-6 en pacientes hospitalizados con COVID-19 han reportado beneficios, ningún efecto y daño.

Al combinar rápidamente el 95 por ciento de los datos mundiales de estos ensayos, hemos demostrado que estos medicamentos funcionan de manera consistente en la reducción de la muerte y la enfermedad grave de COVID-19 en todos los países y entornos de atención médica, y que funcionan mejor entre los pacientes que también están recibiendo corticosteroides”.

Claire Vale, investigadora principal de la Unidad de Ensayos Clínicos del MRC en UCL (University College London), dijo: “Estos resultados, que conducirán a mejores resultados para los pacientes hospitalizados con COVID-19, reflejan un enorme esfuerzo global.  Reunir esta información en tan poco tiempo solo ha sido posible gracias al compromiso abrumador de todos los médicos y equipos que realizaron los ensayos y, por supuesto, de los pacientes que participaron en ellos”.

Con información de la Organización Mundial de la Salud