Recuperarse del covid va más allá de dos semanas

Pixabay

Si un paciente recuperado de covid-19 le comenta que se siente cansado, con molestias, incapacidad de reconocer los olores y su mente navega en confusión, créale: sufre del síndrome poscovid-19.

De hecho, la Dra. Maritza Durán, especialista en Medicina Interna y expresidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, exhorta a romper con la falsa percepción según la cual después de dos semanas “todas las personas se recuperan de la enfermedad”.

Invitada de cortesía de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela como parte de sus encuentros virtuales, habla con conocimiento y causa: le ha correspondido, en su ejercicio médico, tratar a pacientes covid-19 y conocer su evolución.

Reflexionó que esta “enfermedad multisistémica se debe considerar de manera holística” y no olvidar su mayor preferencia por los más vulnerables.

Saber que el síndrome poscovid-19 existe permitirá su mejor manejo de parte del médico, quien debe tener “un plan de seguimiento claro de estos pacientes” y  “reconocer la naturaleza fluctuante de la enfermedad”.

Del lado del paciente, importante que reconozca “qué esperar” y de esta manera disminuir su ansiedad al entender que dos semanas puede significar la ausencia del virus en su organismo, pero no de sus secuelas.

Conocer es otro antídoto en medio de la pandemia, en particular por el “impacto psicológico y social a largo plazo, tanto para el individuo como la sociedad”, precisa la especialista.

De asintomático a UCI

Cabe recordar, siguiendo la presentación de la Dra. Maritza Durán (ver lámina) que el covid-19 tiene varias expresiones de acuerdo a la intensidad de la enfermedad.

El asintomático es quien resulta positivo para SARS-CoV 2 y no tiene síntomas. Luego puede existir una expresión leve (fiebre, tos sin disnea), una moderada (enfermedad respiratoria grave) que se complica cuando llega al escalón severo o a la fase crítica ya con falla multiorgánica.

La Dra. Durán recuerda como antecedente del síndrome poscovid-19, que ya en los casos graves, en particular si fueron hospitalizados o ameritaron el ingreso a UCIV, se reconoce un síndrome posagudo.

En el caso específico del término poscovid, reconoce que se irá definiendo mejor, en la medida del mayor conocimiento de la enfermedad.

En todo caso, con el conocimiento disponible, este síndrome se explica de manera general como aquellos “signos y síntomas que se desarrollan después de una infección consistente con covid-19 y que continúan por más de 12 semanas y no se explican por un diagnóstico alternativo.

Se caracteriza por un conglomerado de síntomas que se superponen, que cambian en el tiempo y pueden afectar cualquier sistema en el cuerpo”.

Las personas pueden experimentar:

  • Dolor generalizado.
  • Fatiga
  • Temperaturas elevadas persistentes
  • Problemas psiquiátricos

Estos síntomas, subraya, se pueden encuadrar en ocasiones en lo que denomina síndrome posUCI, síndrome de desacondicionamiento físico, estrés postraumático, ansiedad, fatiga posviral…

Destaca de entre todos estos posibles síntomas persistentes, la necesidad de definir “cuáles son directamente producidos por la propia infección por el SARSCoV-2, cuáles por la ansiedad que se padece, los facilitados por el propio confinamiento -con una menor movilidad y mayor angustia-, e incluso cuáles por la hospitalización o la estancia en UCI y los tratamientos administrados”.

Síndrome PICS

El Síndrome pos Cuidados Intensivos (PICS), como ya se explicó, se encuadra en el nuevo síndrome poscovid cuando la persona requiere ser ingresada a UCI.

La especialista define el PICS como un grupo de discapacidades físicas, cognitivas y psicológicas que se pueden desarrollar en quienes sobreviven a una enfermedad crítica, como es este caso.

Los pacientes pueden presentar deterioro, tanto de su condición cognitiva (ver cuadro) como de la física.

De igual modo hay un impacto social de mucha relevancia, de acuerdo con la mayor o menor persistencia de los síntomas.

La especialista indica (ver cuadro) que una 1/3 parte no regresa a sus trabajos o en general su calidad de vida resulta comprometida.

Hay una manifestación psiquiátrica que está recibiendo especial atención y es la llamada brain fog o niebla mental: “Obnubilación que podría perjudicar las rutinas personales y laborales de aquellos individuos que sobrevivieron a la enfermedad”.

Un estudio publicado en JAMA el 9 de julio de 2020, titulado Síntomas persistentes en pacientes después de un covid-19 agudo (Angelo Carfí, Roberto Bernabei y Francesco Landi), citado por la Dra. Durán, ofrece datos de interés.

En un análisis de pacientes vistos, en promedio 60 días después del primer día de síntomas, se presentaron estos resultados:

  • Solo 12.6% estaba completamente libre de síntomas.
  • 32% tenían 1 o 2 síntomas
  • 55% tenían 3 o más
  • 44.1% reportaron empeoramiento de la calidad de vida.

Vigilancia y evaluación

Laexpresidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna ante este virus que ha resultado retador para la ciencia y la medicina, recomienda “evaluar proactivamente a los pacientes que han contraído covid-19”.

Incluso, más allá de la denominación (síndrome poscovid-19 o como se quiera llamar a futuro), “es más importante dar una atención con un enfoque multidisciplinario a todos estos síntomas”.

Advierte que estos síntomas pueden ocurrir “en gente previamente joven, sana y deportista”.

Incluso, “llegan a ser realmente incapacitantes durante semanas o meses”.

Observa que solo a largo plazo se podrá determinar si estas “alteraciones funcionales u orgánicas en algunos pacientes son permanentes”.

La especialista, como un punto a favor de la gestión del tema de salud en tiempos de pandemia, se inclina por “una mejor coordinación entre los especialistas en atención primaria y aquellos del área hospitalaria”, como parte de la estrategia por aliviar la incertidumbre que a todos deja esta enfermedad.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Dra. Maritza Durán

La Dra. Maritza Durán es médico egresada de la Universidad de los Andes, especialista en Medicina Interna de la Universidad Central de Venezuela, Hospital Universitario de Caracas. Ex presidente de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna. Médico de la Clínica El Ávila