La mujer que deja la pandemia