En la vacuna está la esperanza de la economía mundial