Terapia antirretroviral es gratuita en CSS y MINSA; nadie debe morir de Sida

Pixabay

Solo en el año 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó la muerte de 33 millones de personas a causa del VIH y estimaba unos 38 millones de pacientes con el VIH.

La OMS reflexiona, sin embargo, que al existir terapias cada vez más avanzadas, es posible para las personas con este virus “llevar una vida larga y saludable”.

De hecho, para ese mismo año, la OMS indica que “el 68% de los adultos y el 53% de los niños con el VIH estaban en tratamiento antirretrovírico (TAR) de por vida.

“Una gran mayoría (85%) de las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia con el VIH también estaban en tratamiento con antirretrovírico, lo que no solo protege su salud; también previene que transmitan el virus a sus hijos”.

Si hay medicinas y tratamientos la salud tiene una segunda oportunidad y esta filosofía explica la campaña Hoy nadie debe morir de Sida, iniciativa de la Fundación Probidsida que apoya el Ministerio de Salud (MINSA) de Panamá  “y busca atraer a las personas que padecen la enfermedad a recibir la terapia antirretroviral que es totalmente gratuita, tanto en el MINSA como en la Caja del Seguro Social (CSS).  

“Todo esfuerzo que se haga con el fin de mejor la salud panameña va a encontrar al MINSA apoyándolo”, sostuvo el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, en el acto del lanzamiento de la campaña.

Resaltó que si existe “un diagnóstico oportuno, nadie debe llegar a etapa SIDA, ni a la muerte”.  

El Dr. Orlando Quintero, presidente de la Asociación de Enfermedades Críticas, Crónicas y Degenerativas, y director ejecutivo y co-fundador de la Fundación Probidsida, detalló que hace 14 años las personas debían tomar 14 pastillas diarias.

“Hoy día el 70% de los pacientes reciben el tratamiento que se ha reducido a una sola pastilla”.

El Dr. Quintero es un ejemplo de vida con propósito. Cuenta en la biografía escrita de su mano que “todos tenemos una misión y debemos tener claro cuál es la nuestra y tengo muy clara la mía.

Dr. Orlando Quintero

Viví una situación difícil. Cuando me dieron el diagnóstico, experimentamos una tremenda angustia y miedo. Tenía toda una vida por delante con solo 33 años, mis hijas, una familia y mi profesión de Médico Pediatra la cual estaba empezando a ejercer. Con muchos sueños y planes mi vida dio un giro de 360º.

Ciertamente tuve que cerrar el libro de la vida que había llevado y la que soñaba, ya que me enfrentaba a un diagnóstico, que en ese entonces (1986), significaba morir”.

Pero no murió: Venció y ahora escribe un libro maravilloso que suma páginas con los testimonios de quienes han podido vivir más allá del VIH.

La Fundación Probidsida trabaja “en la prevención del VIH, así como en la promoción y defensa de los derechos humanos y la dignidad de las personas infectadas y afectadas por el VIH-Sida en Panamá”.

El Dr. Quintero resalta la importancia de acabar con el estigma hacia quienes sufren la enfermedad y alentarlos a usar la terapia.

De acuerdo con datos de la Fundación Probidsida, “consultados con el Programa Nacional de ITS VIH y hepatitis del Ministerio de Salud, Panamá está en los primeros lugares de los países más afectados por la epidemia de VIH/SIDA”.

El grupo etario más expuesto son  jóvenes de 20 a 34 años. 

Una cifra alentadora es que el número de casos de sida disminuyó desde un 48.1% en el 2011 a un 23.6% del 2019, “lo cual representa casi el 25% de disminución”, gracias al diagnóstico temprano y al tratamiento oportuno.

Sin embargo, tanto la Fundación Probidsida como el Minsa, advierten un aumento progresivo en el 2011, con un reporte de 769 nuevos casos de VIH.

Quienes necesiten orientación con respecto a la enfermedad y cómo acceder al tratamiento, pueden visitar el sitio web de Probidsida. Y recuerde: Hoy nadie debe morir de Sida.

Vayan al sitio web:

Violeta Villar Liste/Con información
de Fundación Probidsida
y Ministerio de Salud

2 comentarios en «Terapia antirretroviral es gratuita en CSS y MINSA; nadie debe morir de Sida»

Los comentarios están cerrados.