Unidad de Trauma del HST, emblema en investigación y clínica

Foto: Cortesía/Dr. Enrique Liao

Cuando el Dr. Adam Goldstein, de la División de Cirugía de Traumatología y Cuidados Intensivos del Hospital Ichilov de Tel Aviv, Israel, conoció la técnica de apósito hidrocoloide para abdomen abierto que practican en la Unidad de Trauma nivel 1 Maimónides del Hospital Santo Tomás de Panamá, quedó tan maravillado que decidió evaluar el impacto de la técnica. 

El estudio retrospectivo de cinco años arrojó, entre otros resultados, que hubo reparación definitiva de la pared abdominal en todos los pacientes, por lo cual “el apósito hidrocoloide es un método rentable, simple y eficaz para tratar el abdomen abierto a largo plazo”, conclusión contenida en la reciente publicación, Manejo exitoso del abdomen abierto con apósito hidrocoloide en un entorno de recursos limitados (Ver en https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33009962/ ), estudio colaborativo en el cual también participaron investigadores de la División de Trauma y Cuidados Críticos Quirúrgicos del HST y del Medical College de Wisconsin, del Hospital Froedtert. 

Esta investigación es solo un ejemplo de la sólida trayectoria en el ámbito de la clínica, la investigación y la docencia, que desempeña la Unidad de Trauma del HST, que inicia en octubre del 2007 (por resolución 1089 del 23 de octubre del 2007), con el Dr. Rafael Andrade como primer jefe y la participación del cirujano Néstor Vega Yuil, la licenciada Gloria Acevedo, por parte de Enfermería, y la Dra. Martha Quiodettis, quien es la jefa del Servicio desde el año 2010.

El Dr. Elías García Mayorca, director médico general del HST y quien ocupó antes el cargo de subdirector médico y de director médico general de la institución, reconoce su profundo orgullo hacia la Unidad de Trauma.

En una visión personal es cirujano “y lo más gratificante para quienes ejercemos cirugía es ver la respuesta inmediata de nuestra intervención gracias a Dios. Con Dios se interviene y hay cambios favorables e inmediatos en la Unidad de Trauma”.

Dr. Elías García Mayorca Foto: Violeta Villar

De igual modo, ha sido profesor universitario en las ramas de Anatomía y Cirugía.

La Dra. Quiodettis, chiricana, se graduó en la Universidad de Panamá (UP), hizo la residencia en Cirugía General en el HST y desde 2008 hasta el 2010 estudió en la Ryder Trauma Center de la Universidad de Miami (Estados Unidos), una subespecialidad en Trauma y Medicina Crítica Quirúrgica, hasta su regreso a Panamá cuando se reincorpora a la Unidad.


La Dra. Martha Quiodettis es la segunda de cuatro hermanos. Cuando decidió estudiar Medicina en la Universidad de Panamá (UP) sabía que la competencia sería compleja por la alta demanda y solo 140 cupos en la época: Sin embargo, quedó en el primer grupo de Medicina. Cursó su carrera y sus estudios de especialización entre el nacimiento de su hija Alexa y de su hijo Cristian David, con la ayuda solidaria de su familia y su esposo que es también su pilar, el Dr. Gerardo Cárdenas. “Tenía un entorno familiar que me apoyó; de lo contrario no estaría aquí”, explica agradecida con un entusiasmo que contagia alegrías 

Foto: Cortesía/Dr. Enrique Liao

El Dr. García Mayorca y la Dra. Quiodettis explican que siempre en el HST se había atendido traumas, pero la visión era ofrecer un sistema que permitiera una mejor recuperación del paciente luego de los accidentes, con un esfuerzo continuo desde el ingreso de la persona al cuarto de urgencias hasta su abordaje por el equipo de especialistas. 

“La meta era lograr la sincronía perfecta, y elevar el nivel de excelencia en la atención del trauma, desde el prehospitalario, pasando al cuarto de urgencias, salón de operaciones y finalmente del paciente ya en la sala de trauma”, destaca el Dr. García Mayorca.

El equipo fundacional recibió el apoyo del Hospital Hadassah de Israel y de la Organización Hadassah Internacional, que promueve la investigación médica, la enseñanza y la curación, con experiencia en la creación de centros especializados.

Personal de Hadassah los ayudó a identificar y mejorar las áreas estratégicas, además de aportar capacitación en congresos, donar equipos y en general buscar “que habláramos el mismo idioma, en el camino del cuidado”, destaca la jefa del Servicio.

El director del HST resalta que en este proceso fue fundamental la especialización de la Dra. Quiodettis en trauma e intensivo, porque pasa a liderar la Unidad de Trauma con las competencias adquiridas en su entrenamiento.

El Dr. García destaca el interés por continuar enviando médicos cirujanos a formarse en el manejo de trauma y que sea el paso siguiente, ya contando con suficientes especialistas certificados, tener la residencia en Trauma y formar este personal en Panamá.

La Unidad de Trauma comenzó y se mantiene en el quinto piso del HST. Inauguró con una capacidad de manejo de siete pacientes hospitalizados; ahora ya cuentan con 35 camas, en una atención 24/7, los 365 días del año, con un equipo liderado desde la dirección del HST por el Dr. García Mayorca, en la jefatura del Servicio por la Dra. Quiodettis e integrado por los siguientes especialistas:

  • Dr. Luis Mon
  • Dr. Néstor Vega Yuil
  • Dr. Enrique Liao
  • Dra. Otilda Valderrama
  • Dr. Gerardo Domínguez
  • Dr. Saturnino Domínguez
  • Dra. Stephanie Monteza

El Servicio de Trauma del HST cumple una importante labor de docencia al recibir a residentes de cirugía general de los centros hospitales de Colón, Chitré, Santiago, Chiriquí y del Complejo Hospitalario de la Caja de Seguro Social (CSS). 

También pasan por el Servicio los residentes de Ortopedia y Emergencias Médicas y residentes Felllows de Estados Unidos, España y Alemania, como parte de los programas de intercambio de la Sociedad Panamericana de Trauma, de la cual forman parte.

“La Unidad de Trauma tiene un nivel de excelencia universal y lo demuestra la presencia de médicos y residentes extranjeros que nos visitan”, afirmó el Dr. García.

Cabe señalar que el paciente de trauma es integral: “No solo incluye la parte de quirúrgica; también implica alimentación, sedación, rehabilitación y un equipo de trabajo que involucra a las distintas áreas del Hospital”, detalla la jefa del Servicio, quien resalta cómo el manejo de esta unidad, aporta diferentes visiones en la formación del residente.

Parte del equipo de la Unidad de Trauma antes de la pandemia

La ruta del cuidado

Apenas ingresa un paciente por el Cuarto de Urgencias es estabilizado y, de acuerdo con la escala de gravedad, se decide cuáles deben ser atendidos de una vez, por ejemplo, un paciente con herida por proyectil de arma de fuego en abdomen o con trauma craneoencefálico, requieren medidas de atención o reparación del daño de manera expedita.

Foto: Cortesía/Dr. Enrique Liao

Una vez evaluado por el equipo de especialistas y residentes, se decide la ruta del paciente: Si es una admisión a Trauma, al salón de operaciones o si necesita un cuidado mayor que sería en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). 

El Dr. Elías García Mayorca recuerda que antes de la creación de la Unidad de Trauma, cirugía general atendía los casos. En la actualidad, es responsabilidad de la Unidad de Trauma, con sus debidos protocolos. Cirugía general participa, de manera principal, con sus residentes.

Una de las aspiraciones es dotar el área prehospitalaria de ultrasonido para lograr que en el traslado el paciente no solo sea transportado, sino tratado y así mejorar el diagnóstico.

De igual modo, el Dr. García y la jefa del Servicio, tienen entre sus aspiraciones para la Unidad de Trauma, un salón híbrido que permita operar y realizar las distintas intervenciones que amerita este tipo de pacientes en un solo lugar.

La Dra. Quiodettis subraya que en la actualidad trabajan de manera coordinada con los diversos médicos especialistas del Hospital, de acuerdo a la necesidad particular de cada paciente y en función de su gravedad.

“El cuidado posterior se realiza en conjunto; contamos con un equipo de enfermeras especializadas en el cuidado de pacientes de trauma con una relación de 3:1, lo cual permite reconocimiento de complicaciones de forma más expedita”. De hecho, esta proporción califica a la Unidad como Unidad de Cuidados Semi Intensivo.

Tienen el apoyo de los servicios de Diagnóstico, Nutrición, Medicina Física y Rehabilitación, Trabajo Social y Banco de Sangre, “quienes de forma eficiente y coordinada brindan los servicios que nuestros pacientes requieren”.

Quien ingresa en esta condición se debate entre la vida y la muerte así que los médicos del servicio son testigos a diario, desde la satisfacción y el esfuerzo, de lograr que el paciente egrese en las mejores condiciones.

El Dr. Enrique Liao, quien lleva diez años en la Unidad de Trauma del HST, analiza que “lo más desafiante es el paciente. Siempre estamos contra el tiempo cuando los atendemos. Es nuestro principal enemigo porque si es trasladado, y dependiendo del lugar de donde proceda, contamos con más o menos tiempo para atender la herida o la lesión”.

“La satisfacción es cuando ves a ese paciente al borde de la muerte y en una semana ya está listo para ir a casa. Lo más bonito es que se atiende por igual, sin distingo de origen o condición social. Reciben la misma atención y salen muy agradecidos”, expresó el Dr. Liao.

La Dra. Stephanie Monteza, con siete años en la Unidad de Trauma, puntualiza que la condición crítica en la cual llega el paciente que ingresa a la unidad, demuestra la importancia de contar con un equipo preparado y coordinado para la atención.

Traumatismos, primera causa de mortalidad

Foto: Cortesía/Dr. Enrique Liao

Los días complicados en el Servicio de Trauma son los fines de semana y los feriados, fechas cuando ocurren más ingresos asociados con situaciones de trauma.

En el año 2019 los traumatismos fueron la primera causa de mortalidad en el grupo de menores de 45 años (con especial incidencia en personas de 24 a 25 años), es decir, impacta al grupo más productivo de la población. 

El trauma por accidentes de tránsito es el mayor, pero no todos se hospitalizan. El trauma más frecuente que requiere hospitalización es el del paciente con trauma penetrante a causa de proyectil o arma blanca, debido a casos de violencia interpersonal.

En segundo lugar, accidentes de tránsito y caídas. En este caso, en particular en mayores de 70 años.

La mayoría de los pacientes son de la región metropolitana de Panamá. Son hombres, en una proporción de 80 a 20. 

De acuerdo con las estadísticas del Servicio de Trauma del HST, los ingresos totales reflejaron la siguiente evolución:

  • 2019: 546
  • 2020: 290
  • 2021: 75 en el primer trimestre (enero a marzo)

La jefa del Servicio indica que el descenso en el año 2020 estuvo asociado a la cuarentena a causa de la pandemia por la covid-19. Sin embargo, ya en 2021 se observa un incremento en el número de ingresos, con hospitalizaciones que pueden ir desde los 17 a los 18 días.

Trauma, un problema de salud pública 

La Dra. Quiodettis califica el trauma como un problema de salud pública; una pandemia en otra perspectiva. 

“El gasto emocional y económico que afecta a las familias de pacientes que sufren accidentes de auto, caídas o heridas penetrantes es muy alto”.

Las lesiones, recordó, pueden incluir incapacidad parcial o total y ser temporal o permanente.

“Como la mayoría ocurre en personas que trabajan y son el sustento de su familia, estas lesiones pueden significar una catástrofe familiar. Si el paciente fallece, por supuesto que la carga es mayor”. 

Explica que sufrir un accidente es el origen de una larga situación de preocupación y estrés, que afecta a la persona y su núcleo familiar, al incluir desde gastos por cuidado, medicamentos, prótesis, insumos, rehabilitación e incluso afectación por los salarios no recibidos.

La jefa de la Unidad de Trauma exhorta a la población a tener más respeto la vida. Esto incluye desde evitar situaciones de violencia que comprometan su bienestar y el impacto en su familia, hasta prevenir accidentes de tránsito. 

El Dr. Liao, al respecto, afirma que el conductor no se debe confiar y estar atento detrás del volante. Los peatones también deben respetar las reglas: “Muchas veces el puente está a dos metros y él decide cruzar por debajo, por la vía, y ocurre el accidente”. 

Unidos a Mayo Amarillo

El Servicio de Trauma del HST, en esta visión de crear conciencia sobre el impacto de los accidentes de tránsito, se unió en el reciente 17 de mayo a la campaña de #Mayoamarillo que nació en Brasil con la misión de crear conciencia en la población sobre el impacto de la siniestralidad vial y su costo social. La apoya la Sociedad Panamericana de Trauma.

El objetivo es promover acciones desde los ámbitos públicos y privados, que coloquen en la agenda pública las consecuencias de los accidentes viales.

Recomendaciones esenciales:

-Utilizar el cinturón de seguridad

-Respetar las señales de tránsito

-No consumir bebidas alcohólicas si está manejando

-Tener conciencia: “Quien maneja está manipulando un arma potencial y como tal debe ser responsable de su uso”.

La Dra. Quiodettis analiza que es fundamental promover modelos de prevención y establecer como prioridad de atención el manejo del trauma en todo el país. 

El Servicio de Trauma del HST, ya pone su parte, con una atención expedita del paciente “de manera fluida, con buenos resultados y excelente coordinación con los demás servicios”. 

“Es como si estuviéramos bailando todos al mismo son”, comenta desde la satisfacción la Dra. Quiodettis, quien resume los grandes principios de una institución de referencia: Que los pacientes sobrevivan, egresen del hospital con la menor discapacidad posible y puedan retornar a sus vidas con normalidad.

6 comentarios en «Unidad de Trauma del HST, emblema en investigación y clínica»
  1. Que gusto, honor y mérito para nuestro país, contar el Servicio de Trauma del HST de más alto nivel, con profesionales especializados y absolutamente consagrados a la atención del paciente. Además acoger a otros profesionales provenientes de otros países para realizar su aprendizaje de esta experiencia panameña es un gran honor científico digno de destacar. Felicitaciones a todo el equipo médico en quienes recae esta gran responsabilidad, muy especialmente al Dr. Garcia Mayorcay la Dra. Quiodettis.

  2. Que orgullo éste equipo que no sólo honra a un meritorio establecimiento de salud de éste país, si no ,a un conjunto de esforzados médicos panameños que con muchos esfuerzo realizan tan meritoria labor. Ser reconocidos a nivel internacional y realizar pasantias es un mérito, adiestrar a jóvenes médicos panameños una loable labor. Siento orgullo del equipo,sobre todo por la Dra Quiodettis esforzada dama chiricana.Bendiciones mil.

  3. Detrás del Éxito de la Unidad de Trauma del Hospital Santo Tomás; encontramos un equipo de profesionales comprometidos con la salud de los panameñas.
    Nos da esperanza y llena de orgullo su labor..
    La mística, empatia, humildad, y solidaridad
    hace la diferencis.
    Orgullosos de nuestra hija Dra. Martha Quiodettis y sus dones puestos al servicio de sus pacientes. Que Dios bendiga tu camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *