Vacunarse no magnetiza; no cambia el ADN ni enferma de COVID-19: CDC

Cortesía CDC

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (conocidos como los CDC) de Estados Unidos, comparten una actualización reciente para combatir mitos y rumores con respecto a la vacunación. Aclara dudas que compartimos. El exhorto es siempre a buscar información verificada.

En EE.UU. aplican Pfizer y Moderna, que requieren dos dosis, y la de dosis única de Johnson&Johnson.

¿Cómo sé qué información sobre las vacunas contra el COVID-19 es precisa?

Saber qué fuentes de información son confiables puede resultar difícil. Antes de evaluar la información sobre las vacunas en Internet, verifique que la información provenga de una fuente confiable y se actualice de forma regular. Aprenda más sobre cómo encontrar información confiable sobre las vacunas.

¿Vacunarse contra el COVID-19 puede magnetizarlo?

Vacunarse contra el COVID-19 no lo magnetiza

No. Vacunarse contra COVID-19 no lo magnetiza, ni siquiera en la zona de la vacunación, que suele ser el brazo. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen ingredientes que puedan producir un campo electromagnético en la zona de la inyección. Las vacunas contra COVID-19 no contienen metales como hierro, níquel, litio ni aleaciones de tierras raras, así como tampoco productos manufacturados como artículos de microelectrónica, electrodos. nanotubos de carbono ni semiconductores de nanocableado. Además, la dosis habitual de una vacuna contra el COVID-19 es de menos de un milímetro, que no es suficiente para atraer imanes a la zona en que recibió la vacuna incluso si tuviera un metal magnético.

Conozca más acerca de los ingredientes de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas para usar en los Estados Unidos.

¿Alguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas para su uso en los Estados Unidos libera alguno de sus componentes?

ilustración de la liberación que se produce con la vacuna contra el COVID-19

No. El término “liberar” en el contexto de vacunas se usa para describir la descarga o liberación de alguno de los componentes de una vacuna dentro o fuera del organismo. La liberación de componentes de vacunas solo se produce cuando la vacuna contiene una versión atenuada del virus. Ninguna de las vacunas autorizadas para su uso en los Estados Unidos contiene el virus vivo. Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 libera los componentes de la vacuna, por lo que no es posible que ninguno de sus componentes se acumule en su organismo ni en los tejidos ni órganos, incluidos los ovarios.

Las vacunas de ARNm y de vectores virales son los dos tipos de vacunas contra el COVID-19 autorizados y disponibles en la actualidad.

Aprenda más sobre cómo funcionan las vacunas ARNm contra el COVID-19. ​

Aprenda más sobre cómo funcionan las vacunas de vectores virales.

¿Es seguro vacunarme contra el COVID-19 si quisiera tener un bebé en algún momento?

ilustración de una persona pensando en tener un bebé

Sí. Si está tratando de quedar embarazada ahora o desea quedar embarazada en el futuro, puede recibir la vacuna contra el COVID-19 cuando haya una disponible para usted.

En la actualidad no hay evidencia de que la vacuna contra el COVID-19 cause algún problema en el embarazo, incluido el desarrollo de la placenta. Además, no existe evidencia de que haya problemas de fertilidad como efecto secundario de ninguna vacuna, incluidas las vacunas contra el COVID-19.

Como con todas las vacunas, los científicos están estudiando las vacunas contra el COVID-19 para detectar efectos secundarios ahora y seguirán haciéndolo por muchos años.

¿Las vacunas contra el COVID-19 modifican mi ADN?

ilustración de una cadena de ADN

No. Las vacunas contra el COVID-19 no modifican ni interactúan con su ADN de ningún modo.

Actualmente existen dos tipos de vacunas contra el COVID-19 que han sido autorizadas y recomendadas para su uso en los Estados Unidos: las vacunas de ARN mensajero (ARNm) y las vacunas de vectores virales. Tanto las vacunas ARNm como las de vectores virales contra el COVID-19 les dan instrucciones (material genético) a nuestras células para que comiencen a generar protección contra el virus que causa el COVID-19.

Sin embargo, el material nunca ingresa al núcleo de la célula, que es donde se encuentra nuestro ADN. Esto significa que el material genético de las vacunas no puede afectar nuestro ADN ni interactuar con él de ninguna forma. Todas las vacunas contra el COVID-19 funcionan con las defensas naturales del organismo para generar inmunidad a la enfermedad de manera segura.

Aprenda más sobre cómo funcionan las vacunas ARNm contra el COVID-19. ​

Aprenda más sobre cómo funcionan las vacunas de vectores virales.

Después de recibir la vacuna contra el COVID-19, ¿daré positivo en la prueba viral del COVID-19?

ilustración de un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19

No. Ninguna de las vacunas autorizadas y recomendadas contra el COVID-19 provocan que dé positivo en las pruebas virales, las cuales se utilizan para ver si tiene una infección actual. Tampoco puede hacerlo ninguna de las vacunas contra el COVID-19 que actualmente se encuentran bajo ensayos clínicos en los Estados Unidos.​

Si su organismo genera una respuesta inmunitaria a la vacunación, que es el objetivo, podría dar positivo en algunas pruebas de anticuerpos. Las pruebas de anticuerpos indican que tuvo una infección previa y que podría tener algún nivel de protección contra el virus. En este momento, los expertos están analizando cómo la vacuna contra el COVID-19 podría afectar los resultados de las pruebas de anticuerpos.

¿La vacuna contra el COVID-19 puede hacer que contraiga el COVID-19?

ilustración de una persona tosiendo sin cubrirse la boca

No. Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas y recomendadas ni las vacunas contra el COVID-19 que actualmente se están desarrollando en los Estados Unidos contiene el virus vivo que causa el COVID-19. Esto significa que las vacunas contra el COVID-19 no pueden hacer que se enferme de COVID-19.

Las vacunas contra el COVID-19 le enseñan a nuestro sistema inmunitario a reconocer y combatir el virus que causa el COVID-19. A veces, este proceso puede producir síntomas, como fiebre. Estos síntomas son normales y son signos de que el organismo está generando protección contra el virus que causa el COVID-19. Aprenda más sobre cómo actúan las vacunas contra el COVID-19.

Por lo general, el organismo demora algunas semanas en generar inmunidad (protección contra el virus que causa el COVID-19) luego de la vacunación. Esto significa que es posible que una persona se infecte por el virus que causa el COVID-19 justo antes o justo después de haberse vacunado, y que se enferme de todos modos. Esto se debe a que la vacuna no tuvo suficiente tiempo para generar protección.

¿Estar cerca de una persona que recibió la vacuna contra el COVID-19 puede afectar mi ciclo menstrual?

Mujer sosteniendo un calendario

No. El hecho de estar cerca de alguien que haya recibido la vacuna contra el COVID-19 no puede incidir en su ciclo menstrual.

Hay muchas cosas que pueden afectar el ciclo menstrual, como el estrés, los cambios de horarios, problemas de sueño y cambios en la dieta o en el nivel de ejercicio. Las infecciones también pueden incidir en los ciclos menstruales.


Con información de los CDC