Asma y su relación alérgica

Pixabay

Autor: Dr. Oscar Aldrey Palacios

Cuando los síntomas que originan el asma son provocados o inducidos al estar en contacto con uno o varios estímulos (llamados antígenos), sin duda el asma es alérgica, explica el Dr. Oscar Aldrey Palacios, quien ofrece una amplia explicación de esta relación y orientaciones necesarias.

¿Puede una alergia ser la causa del asma o no es vinculante?

Antes de responder a esta pregunta, es necesario definir qué es el asma bronquial, en este sentido el asma es una enfermedad respiratoria crónica (de larga duración) que se caracteriza por la inflamación y obstrucción (reversible) de las vías aéreas y dificultad respiratoria.

Se produce una alteración a nivel bronquial (laringe-traquea-bronquios- vías respiratorias bajas o pulmón) y esta alteración u obstrucción reversible puede verse mejorada de forma espontánea o con tratamiento.

Se presenta de forma intermitente, es decir, en forma de ataques de asma.

Puede provocar la limitación de las actividades cotidianas. En niños la capacidad para sentirse bien o prestar atención en la escuela.

Ahora bien, cuando todos estos síntomas son provocados o inducidos al estar en contacto con uno o varios estímulos (llamados antígenos), sin duda el asma es alérgica, por ende, es muy vinculante este antecedente en el desarrollo del asma.

¿Cuáles son las razones que pueden llevar a un paciente asmático a empeorar por razón de un cuadro alérgico?

Las crisis asmáticas pueden ser desencadenadas por numerosos factores:

Las infecciones respiratorias virales; los alérgenos del medio doméstico o el ambiente exterior como los ácaros del polvo, las cucarachas, plumas, pelos, caspa de animales, pólenes estacionales; los irritantes como el humo del tabaco, los olores, el humo industrial; cambios climáticos; el ejercicio físico; algunos alimentos y sus aditivos; fármacos (ácido acetilsalicílico o aspirina, ciertos antiinflamatorios); emociones intensas, o el reflujo gastroesofágico, que puede provocar una broncoconstricción refleja e iniciar una crisis asmática.

Los alérgenos más importantes en la producción de alergias respiratorias son los llamados aeroalérgenos: pólenes de muchas plantas o los ácaros domésticos (pequeños artrópodos presentes en los colchones, sofás o alfombras de nuestras casas).

En Venezuela uno de los mas frecuentes es la blomia tropicalis, los epitelios y la caspa de animales domésticos (gatos, perros, roedores, caballos…), los excrementos de cucarachas y una serie de productos industriales del entorno profesional (panadería, peluquería, carpintería, industrias químicas…). Los pólenes más importantes como productores de alergia en todo el mundo son los de las gramíneas.

Cuando estos alérgenos se ponen en contacto con la mucosa respiratoria se desencadena una cascada inflamatoria mediada por mecanismos inmunológicos, produciendo la obstrucción de la vía aérea que puede deberse a uno o varios de los siguientes componentes:

1) Contracción del músculo liso, también denominado broncoespasmo.

2) Aumento de secreción mucosa, que suele ser muy adherente y en casos de asma grave puede ocasionar taponamiento de la vía aérea.

3) Engrosamiento de la pared traqueo-bronquial por inflamación y/o remodelación. En términos patológicos, existe una remodelación de la vía respiratoria con cambios estructurales que alteran su función, como hiperplasia epitelial de las células caliciformes, depósito de colágeno sub-epitelial e hipertrofia del músculo liso y neovascularización.

Estudios recientes han demostrado diferencias en el epitelio bronquial en modelos tanto animales como humanos con asma.

Existen otros dos factores que también favorecen el cierre de las vías aéreas en el asma: las alteraciones del surfactante producidas por el proceso inflamatorio y la disminución de la presión transpulmonar, también llamada presión de retracción elástica.

El asma alérgica generalmente se caracteriza por la existencia de hiperreactividad bronquial, inflamación broncopulmonar, aumento de la concentración sérica de IgE e hipersecreción mucosa.

Además, los modelos crónicos presentan cambios estructurales de las vías respiratorias. En el asma no alérgica no hay niveles elevados de IgE pero los procesos inflamatorios conducen también a un incremento en la liberación de histamina

-¿Pueden condiciones de clima empeorar la condición del paciente asmático?

Sin lugar a dudas la respuesta es afirmativa, aunque en nuestro país (Venezuela) no contamos con estaciones climatológicas definidas, puede presentarse un ataque o exacerbación del asma cuando se presenten cambios bruscos en la temperatura, así, una tormenta o un cambio repentino del clima pueden hacer que sea más difícil respirar o provocar un ataque. Por ejemplo:

Temperaturas de  aire frío y seco puede ser un desencadenante del asma, sobre todo en aquellas personas que practican deportes en ambientes muy fríos  y presentan síntomas de asma cuando hacen el  ejercicio físico bajo estas condiciones.

El aire caliente y húmedo puede desencadenar síntomas de asma. En algunas zonas, el calor y la luz solar se combinan con la contaminación y generan ozono,también desencadenante del asma.

El clima húmedo y ventoso puede provocar ataques. Muchas personas con asma tienen síntomas durante las tormentas eléctricas para poner un ejemplo.

¿Hay causas de tipo genético que puedan llevar al paciente asmático a desarrollar un cuadro más severo por exposición a sustancias que además provoquen alergia?

El asma tiene predisposición genética, es decir si uno de los progenitores es asmático, la probabilidad de desarrollar asma es de un 25%; y si los dos progenitores son asmáticos, la probabilidad de desarrollar asma aumenta a un 70%.

La incidencia del asma en la población general es de aproximadamente un 10%. Suele comenzar en la infancia o adolescencia, resolviéndose la mitad de ellos en la pubertad y vida adulta. La mitad restante continúa en la vida adulta o reaparece al cabo de unos años, si no se trata en forma adecuada.  

Entre 30% y 50% de los asmáticos padecen rinitis alérgica por lo que se ha sugerido que están implicados factores genéticos y medioambientales que contribuyen a su inicio y evolución.

Entre los factores genéticos han sido identificados al menos 64 genes mayores y menores de susceptibilidad como alelos HLA específicos, polimorfismos del receptor FcεRI-β, IL-4, CD14 y de otros loci.

Por otra parte la importancia de la variación genética de los genes relacionados con la histamina ha sido discutida en recientes revisiones de la farmacogenómica de la histamina, donde los autores resumen los estudios de asociación de los genes relacionados con la vía de la histamina y su participación en diversas enfermedades alérgicas.

En conclusión, el factor genético sin duda es predisponente en el desarrollo de cualquier patología de índole alérgico (atópico), incluyendo el asma bronquial.

¿Cuáles son los tratamientos más usuales para este tipo de paciente?

  1. Control ambiental
  • El primer paso del tratamiento es evitar el contacto con las sustancias que provocan la crisis de asma. El evitar el contacto con los alérgenos contribuye a un mejor resultado del tratamiento prescrito por el especialista y a una disminución de los síntomas y, en aquellos pacientes que respondan con crisis a los cambios climáticos, se aconseja en los días muy fríos, cubrirse la boca y la nariz con una bufanda cuando salgan al aire libre y cerrar bien las ventanas por la noche. Si hace calor, utilizar el aire acondicionado, que limpia, refresca y seca el aire.

    2. Medicamentos


Se emplean para aliviar los síntomas producidos por la crisis de asma. Se denominan medicamentos sintomáticos o controladores, y entre ellos están los corticoides, broncodilatadores beta-adrenérgicos, antileucotrienos y teofilinas ( ya muy poco utilizados como controladores)

Estos medicamentos alivian los síntomas, pero no harán desaparecer la causa de su enfermedad.

  • Medicamentos de uso crónico: (controladores)

Se utilizan para disminuir la inflamación de la mucosa y evitar las crisis de asma.

  • Corticoides inhalados. Son el tratamiento de primera línea 
    • Inhibidores de leucotrienos, son una excelente combinación, cuando se asocia a rinitis alérgica
    • Cromonas. Cromoglicato, tienen un efecto antiinflamatorio menor que los corticoides.
  • Medicamentos para las reagudizaciones: CRISIS


Se utilizan en forma ocasional, en ciclos cortos ante la crisis.

  • Broncodilatadores beta-adrenérgicos de acción inmediata y de acción prolongada.
    • Anticolinérgicos.
    • Teofilinas.
    • Corticoides inhalados  y orales

3. Inmunoterapia

Conocida popularmente como vacunas antialérgicas: consiste en inyectar progresivamente dosis repetitivas del alérgeno (inmunoterapia subcutánea) o administrar el alérgeno en forma de gotas sublinguales (inmunoterapia sublingual) al enfermo con el fin de disminuir o eliminar su sensibilidad hacia éste, evitando o disminuyendo las posteriores reacciones asmáticas.

La duración del tratamiento es variable va de 1 a 3 años en la mayoría de los casos.


La inmunoterapia se utiliza para tratar casos de asma alérgico causados por sensibilización a polen, ácaros de polvo, epitelios de animales o ciertos hongos. Con este tratamiento, además de aliviar los síntomas de la alergia, disminuye la cantidad de tomas de medicamentos.

Es el único tratamiento según la Organización Mundial de la Salud, que puede modificar el curso natural de la enfermedad, debido a que trata la causa y no solo los síntomas de la enfermedad.

Está documentado científica y ampliamente que la inmunoterapia puede prevenir el desarrollo de asma en pacientes con rinitis alérgica y alta probabilidad de desarrollar asma.

¿Recomendaciones para evitar que se agrave la condición del paciente asmático?

Lo primero y mas importante es acudir a su médico especialista, sin embargo el realizar las siguientes medidas con seguridad van a minimizar los riesgos de una crisis o exacerbación del cuadro asmático:

  • Cubra las camas con fundas «a prueba de alergias» para reducir la exposición a los ácaros del polvo.
  • Quite las alfombras y aspire regularmente.
  • Use sólo detergentes y materiales de limpieza sin fragancia en el hogar.
  • Mantenga los niveles de humedad bajos y arregle los escapes.
  • Mantenga la casa limpia y conserve los alimentos en recipientes y fuera de los dormitorios. Esto ayuda a reducir la posibilidad de cucarachas, las cuales pueden desencadenar ataques de asma en algunas personas.
  • Si una persona es alérgica a un animal que no se puede sacar de la casa, éste debe mantenerse fuera del dormitorio.
  • Elimine de la casa el humo del tabaco. Esto es lo más importante que una familia puede hacer para ayudar a una persona con asma. Fumar fuera de la casa no es suficiente. Los miembros de la familia y visitantes que fuman afuera transportan residuos del humo del tabaco hacia adentro en sus ropas y cabello, lo cual puede desencadenar síntomas de asma.

Las personas con asma también deben evitar en lo posible la contaminación atmosférica, los polvos industriales y otros vapores irritantes

Y sobre todo, mantener el tratamiento controlador e inmunoterapia (según sea el caso) indicado por su médico tratante.

Dr. Oscar Aldrey Palacios

El doctor Oscar Aldrey Palacios es pediatra inmunólogo clínico, profesor asociado (ad honorem) del Instituto de Inmunología Dr. Nicolás Bianco de la Universidad Central de Venezuela (UCV), expresidente de la Sociedad Venezolana de Asma, Alergia e Inmunología (Svaai), epónimo del XXVII Congreso Nacional de la Svaai 2019, presidente actual del grupo Aria Internacional para Venezuela (encargado de dictar pautas para el manejo del asma y la rinitis alérgica) y fellow de la American Academy of Asthma Allergy and Inmunology (Faaaai), miembro de la Academia Europea de Alergia e Inmunología (Eaai) con más de 140 trabajos publicados, tanto de manera nacional como internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *