Cardiología intervencionista, evolución y beneficios

Pixabay

La ciencia avanza en beneficio del bienestar humano y cada progreso es un paso a favor de la sociedad.

El Dr. Igor F. Palacios, experto de reconocimiento internacional en el campo de la cardiología intervencionista y pionero en el campo de las intervenciones percutáneas para la cardiopatía estructural, explica los progresos más recientes de esta disciplina en una mirada general.

El Dr. Palacios, desde “la Igor Palacios, MD Interventional Cardiology Society”, sociedad creada a su nombre en el Massachusetts General Hospital/ Harvard Medical School, integrada en su mayoría por fellows graduados de su programa de Cardiología Intervencionista, también consolida el desarrollo de la educación, el entrenamiento y la investigación de la cardiología intervencionista y estructural en América Latina.

-¿Qué es la cardiología intervencionista?

La cardiología intervencionista es una subespecialidad dentro de la Cardiología, que permite estudiar, diagnosticar y tratar todas las patologías relacionadas con el corazón mediante procedimientos invasivos, utilizando técnicas generalmente percutáneas (paso a través de la piel) con el uso de catéteres.

El cateterismo cardíaco comenzó como una técnica invasiva que usa el catéter para el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares, usando registros hemodinámicos y angiografía.

Sin embargo, hoy en día ha ido evolucionando y con el uso de la cardiología intervencionista se usa como una técnica percutánea para establecer el diagnóstico y tratar una variedad de enfermedades cardiovasculares.

Comenzó con el tratamiento percutáneo de la enfermedad coronaria, con la utilización de la angioplasta con balón y posteriormente con el uso de los estents,  (mallas metálicas).

Posteriormente, un gran desarrollo tecnológico de procedimientos para solucionar las limitaciones de la angioplastia coronaria, como ha sido el desarrollo de sistemas de aterecomias, laser y sistemas de soporte ventricular para procedimientos de alto riesgo.

Luego, la especialidad ha evolucionado para tratar pacientes con enfermedades estructurales del corazón como es el caso de enfermedades valvulares y cardiopatías congénitas.

Vivimos un gran momento con la expansión de esta tecnología para tratar enfermedades estructurales del corazón.

Hoy es posible reemplazar la válvula aórtica en pacientes con estenosis aórtica con el uso de técnicas de cateterismo en lugar de cirugía cardiaca.

Desarrollos también han permitido el tratamiento de enfermedades de la válvula mitral, la válvula pulmonar y la válvula tricuspidea.

Es posible tratar muchos pacientes con enfermedades congénitas del corazón como es el cierre percutáneo de comunicación interauricular, comunicación interventricular, cierre del conducto arterioso y del foramen oval permeable.

-¿Cómo ha evolucionado esta especialidad en beneficio del paciente?

La historia de esta especialidad invasiva se remonta al año 1929 cuando el Dr. Werner Forssmann practicó el primer cateterismo derecho en su propio cuerpo, usando un catéter urinario por vía de una vena braquial y avanzado hasta la vena cava superior y la auricula derecha.

En al año 1940 el cateterismo cardiaco derecho e izquierdo fue introducido por Andre Cournand y Dickinson Richards. En 1960 el Dr. Mason Sones introdujo la técnica de coronariografía selectiva  en la Cleveland Clinic.

En el año 1977 el Dr. Andreas Gruentzig introdujo la técnica de angioplastia coronaria.

Seguidamente se desarrollaron técnicas para mejorar los resultados imediatos y de seguimiento, incluida la utilización de estents metálicos en 1986 y de estents cubiertos con drogas en 1999 por el Dr. Eduardo Souza en Sao Paulo, Brasil.

Otros avances: en el reemplazo valvular aórtico percutáneo, en el reemplazo valvular mitral percutáneo, en el reemplazo valvular pulmonar percutáneo y recientemente, y bajo investigación, reemplazo valvular tricuspideo percutáneo.

También, el uso de la técnica de Mitral-Clip para el tratamiento percutáneo de pacientes con insuficiencia mitral estructural o funcional y recientemente para pacientes con insuficiencia tricúspidea.

-¿En cuáles patologías del corazón se recomienda de manera especial este tipo de intervención?

Enfermedad coronaria estable y pacientes con síndromes coronario agudos, incluyendo el infarto agudo del miocardio y la angina inestable.

Enfermedades estructurales de corazón incluyendo:

  • Valvuloplastia en pacientes con estenosis mitral reumática, estenosis pulmonar y estenosis tricuspidea. También se utiliza, aunque limitada por una alta incidencia de restenosis, en pacientes con estenosis aortica calcificada.
  • Técnica percutánea para producir una ventana pericardica con el uso de balón en pacientes con derrame pericardico y taponamiento pericardico.
  • Uso de la técnica de ablación del tabique con el uso de alcohol en pacientes con estenosis subaórtica hipertrófica obstructiva.
  • Uso de técnicas percutáneas para el tratamiento de pacientes con enfermedades congénitas del corazón, incluyendo cierre de comunicaciones intracardiacas y extracardiacas.
  • Septostomía interauricular de emergencia en pacientes con transposición de las grandes arterias. Procedimientos de emergencia en pacientes con síndrome hipoplástico del ventrículo derecho y del ventrículo izquierdo.
  • Cierre del foramen ovalado permeable en pacientes con embolia paradójica o hipoxemia.
  • Dilatación y estenting de la coartación de la aorta.
  • Embolización con espiral de colaterales y fistulas, incluyendo fístulas coronarias.

-¿Existe algún tipo de contraindicación para este procedimiento?

Existen contraindicaciones generalmente debido a enfermedades graves asociadas como enfermedad renal o pulmonar avanzada.

El uso de medio de contraste puede empeorar la insuficiencia renal y los pacientes pudieran terminar en diálisis.

Dr. Igor F. Palacios

El Dr. Igor F. Palacios (Caracas, Venezuela) se graduó de médico cirujano con honores Magna cum laude en 1969, de la Universidad Central de Venezuela, Caracas. Completó su programa de formación inicial en el Hospital Universitario de Caracas, antes de trasladarse al Hospital General de Massachusetts, Boston, MA, EE. UU., para obtener el título de cardiólogo con el profesor Edgar Haber en 1974. En 1990, fue nombrado director de Cardiología Intervencionista. Programa del Hospital General de Massachusetts. El Dr. Palacios es un experto, reconocido internacionalmente en el campo de la cardiología intervencionista y pionero en el campo de las intervenciones percutáneas para la cardiopatía estructural. En 1999 recibió el Gran Cordón del Libertador, que es el más alto honor que otorga la República de Venezuela. En 1997, recibió el premio al Médico del Año y ha sido reconocido como uno de los mejores médicos de los Estados Unidos por Woodward / White, Inc. durante más de 10 años. Es miembro fundador de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista. Es autor de más de 250 artículos y 24 capítulos de libros. Fuente: Hospital General de Massachusetts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *