Glaucoma, que no te robe la visión

Pixabay

La mayoría de las veces el glaucoma es asintomático, por eso se le denomina “el ladrón silencioso de la visión”, un “delincuente” que puede ser enfrentado con la debida prevención, como bien explica la doctora María Cristina Ortiz Conde, quien detalla las características de esta enfermedad, primera causa de ceguera irreversible a nivel mundial.

-¿Qué es el glaucoma?

Es una enfermedad ocular que daña el nervio óptico. El principal factor de riesgo es el aumento de la presión intraocular.

El glaucoma puede ser de ángulo abierto y de ángulo estrecho. El más frecuente es el de ángulo abierto.

-¿Cuáles son las razones asociadas a esta enfermedad ocular?

El glaucoma constituye la primera causa de ceguera irreversible a nivel mundial.

Se calcula que aproximadamente 60 millones de personas tienen glaucoma.

El 75% presenta glaucoma primario de ángulo abierto.

-¿Cómo puede una persona sospechar que tiene glaucoma?

-La mayoría de las veces el glaucoma es asintomático, por eso se le ha llamado el ladrón silencioso de la visión.

El paciente, ocasionalmente, puede referir halos de colores alrededor de las luces, visión borrosa o dolor ocular.

En el glaucoma de ángulo cerrado puede presentarse un ataque agudo de glaucoma. Este se caracteriza por un intenso dolor ocular, ojo rojo, disminución marcada de la visión, náuseas y vómitos.

Es una verdadera emergencia y el paciente debe ser atendido con prontitud ya que puede perder permanentemente la visión.

Aunque el glaucoma por lo general no da síntomas, se han identificado factores de riesgo muy importantes a tomar en cuenta:

  • Edad: Mayor de 40 años
  • Historia familiar de glaucoma
  • Raza: Es más frecuente en afroamericanos, asiáticos e hispanos
  • Miopía alta y córnea delgada

-¿Es vinculante el glaucoma con otras enfermedades de base tipo diabetes o defectos del ojo como la miopía?

-En la diabetes se presenta en los estadios avanzados un glaucoma muy agresivo, refractario al tratamiento y que se acompaña de vasos neoformados en el iris (rubeosis del iris). Es un glaucoma secundario en una enfermedad ocular previa (la retinopatía diabética).

La miopía alta es un factor de riesgo para glaucoma.

-¿Tiene mayor prevalencia en hombres o en mujeres?

-El glaucoma, en general, tiene discreta tendencia a predominar en el sexo femenino (55%).

El glaucoma de ángulo estrecho, es mucho más frecuente en la mujer que en el hombre (70%).  

-¿Un niño o un adolescente pueden tener glaucoma?

-Ciertamente. Se trata de otro tipo de glaucoma. En el niño se presenta el glaucoma congénito o infantil. Y en el joven el glaucoma juvenil. Su comportamiento es diferente al glaucoma del adulto.

-¿Qué ocurre si la enfermedad se detecta tarde?

-El glaucoma va dañando lentamente al nervio óptico, siendo esto irreversible. Se da tratamiento para conservar las fibras que quedan del nervio óptico y que no se pierda más visión.

-¿Cuáles son los tratamientos más recomendados y qué ocurre si la persona no los sigue?

-El tratamiento fundamental es médico, con soluciones oftálmicas o colirios.

Estos medicamentos actúan de diversas maneras, disminuyendo la presión intraocular. Si a pesar del tratamiento el paciente continúa con presión elevada, o se detecta que está perdiendo visión, podría plantearse láser o la cirugía ocular según cada caso en particular.

Si el paciente no sigue el tratamiento puede quedar ciego.

-¿Recomendaciones para una adecuada salud ocular?

Control oftalmológico anual en personas aparentemente sanas. En aquellas con enfermedad ocular previa debe realizarse el control más frecuentemente.

Las personas que tienen factores de riesgo para el glaucoma deben acudir a revisión oftalmológica.

La presencia de la córnea delgada solo puede ser detectado mediante un examen especial practicado por el oftalmólogo.

Dra. María Cristina Ortiz Conde

La doctora María Cristina Ortiz Conde es médico cirujano, egresada de la Escuela de Medicina José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela (UCV, Caracas), con especialidad en Oftalmología en el Hospital Universitario de Caracas, subespecialidad en retina y rayos láser. Es profesora asistente de la Cátedra de Oftalmología de la UCV y fue jefe de la sección de Retina y Rayos Láser del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Caracas. Ha participado en más de 29 congresos y tiene 22 publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *