Se nos ha ido el Dr. Manuel Velasco, un médico que vivió para servir

Esta fotografía lo hacía feliz. Era la que más le gustaba. Así lo recordaremos siempre

“Hice lo que mi madre, Sofía Pernía de Velasco, me indicó siempre: Hijo no le voy a dejar grandes bienes materiales, así que luche si usted quiere ser algo en la vida. He luchado y sigo luchando. Le obedecí”.

El Dr. Manuel Velasco nos ha dejado. Ha dado su última batalla. Fiel a sus principios, ha luchado hasta que Dios así lo decidió.

Lo hizo exactamente dos meses después de recordar esta frase de su madre, durante un diálogo por sus 53 años de  graduación como médico cirujano, egresado de la Universidad Central de Venezuela.

“El ejercicio médico me ha hecho un hombre feliz”, resumió, satisfecho, el médico, el docente universitario, Miembro Correspondiente Nacional puesto 30 de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, editor en jefe de la Gaceta Médica de Caracas y coordinador médico general de este medio.

Su inesperada partida, este 9 de octubre, ha significado una sucesión de expresiones de auténtico dolor por la pérdida de un líder y un pilar de la medicina venezolana.

Pero, ante todo, el Dr. Manuel era un pilar en el afecto de sus familiares, de sus amigos, colegas y pacientes.

Estamos muy tristes. Ninguna palabra puede resumir este dolor que nos atraviesa y este luto con el cual acompañamos a su esposa Magaly, a sus hijos, Manuel Alejandro, Jorge Luis y Ernesto; a sus nietas Alejandra, Fabiana y Valeria, a su nuera María Gabriela y a sus hermanos.

Cada quien tiene una historia personal con el Dr. Manuel y esta historia deriva de su solidaridad, de su afecto, de su espíritu de servicio y entrega.

Pero hay una palabra que lo resume: Generosidad. El Dr. Manuel Velasco era un hombre generoso al compartir sus conocimientos, entregar su amistad y buscar la proyección de sus colegas.

Hoy, en tributo a esta generosidad que siempre profesó, compartimos los testimonios de quienes han enviado sus letras; las esquelas de duelo y las notas periodísticas que se publicaron en La Web de la Salud para reflejar sus importantes logros, así como el artículo fundacional de este medio: el suyo, dedicado a la hipertensión.

Dr. Manuel: Seguiremos en pie; en la lucha que a cada uno nos enseñó a librar, cuidando su legado y honrando su memoria y la digna trayectoria de un médico que vivió para servir.

Violeta Villar Liste

Palabras en su memoria

Me uno a las múltiples manifestaciones de pesar expresadas  por la sensible desaparición física del Dr Manuel Velasco, las que valoran su calidad de ser humano y quien  ha dejado huellas indelebles  en nuestra ANM. Conformidad a su amada familia  y descanso eterno a su alma .

Dr. Enrique López Loyo, presidente de la Academia Nacional de la Medicina de Venezuela


Tuve la fortuna de conocer en la Academia Nacional de Medicina a este hombre afectuoso, colaborador, dispuesto siempre a trabajar, con una extraordinaria hoja de vida científica. Su trabajo al frente de la Gaceta Médica de Caracas, marcó huella y dejó un gran legado. Que su alma descanse en paz; lo seguiremos recordando por su bonhomía. Que su familia encuentre pronto la paz y la resignación.


Huníades Urbina-Medina,MD,PhD
Secretario Académico ANM-Venezuela

La muerte inesperada de Manuel me dejó sin palabras. Desarrollamos una bonita amistad telefónica. He leído todas las manifestaciones de duelo y así confirmo que Manuel fue una persona única, tanto como científico y médico sino, más importante aún, como ser humano excepcional. Echaré de menos nuestras frecuentes conversaciones telefónicas. 

Dr. José Esparza, asesor de la ANM-Venezuela

Un hombre bondadoso, gran amigo, emprendedor, docente, excelente académico y científico,  un gran entusiasta y aferrado a la vida, siempre queriendo ayudar a los demás. Me queda una gran tristeza, un vacío.  Como coinciden los doctores amigos, nos hará falta el saludo mañanero y sus llamadas diarias. Que descanse en paz y nos cuide a todos desde donde se encuentre.

Dra. Anita Stern Israel
Senior editor de la Gaceta Médica de Caracas


La Sociedad Venezolana de Salud Pública se une al duelo que acompaña a la esposa, hijos, nietos y demás familiares, así como al gremio médico por el sensible fallecimiento del Dr Manuel Velasco, docente universitario, miembro de la Academia Nacional de Medicina, Editor de la Gaceta Médica, profesor de la Escuela de Medicina Vargas, coordinador médico de La Web de la Salud,  un gran amigo, padre y gran ciudadano venezolano.

Dr. Saúl Peña, presidente 

Dr. José Emilio Reyes Palacios, vicepresidente


Una pérdida irreparable

Manuel Velasco Perní era un llanero bondadoso, cristiano de gran sensibilidad humana, humilde y con múltiples cualidades humanas. Escribo con el alma transida de dolor porque también mi hija va a cumplir tres meses de muerta, un dolor más. Tenía miedo de abrir el teléfono para ver las noticias. Presentía que algo malo más nos esperaba. Pero la voluntad divina es inexorable…. eterna. Manuel y yo fuimos unos grandes amigos desde que nos conocíamos en la Facultad hace más de 40 años, donde coincidimos en la revista de la Facultad.

Nunca vi a uno de mis colegas desempeñarse con tanto afán, diligencia y competencia en todo lo que emprendía. Su currículum es inmenso como todos los profesores de la Facultad de Medicina conocemos.

Es una gran pérdida para la Academia de Medicina y su labor en la Gaceta no tiene quizás un mejor sustituto. Pero , era sobretodo, un gran amigo, y por lo tanto, un tesoro.

Me harán falta sus frecuentes llamadas telefónicas , llenas de entusiasmo, planes  y buenos sentimientos. Estoy destrozada por dentro. Había comenzado una novena para su curación. Lo encomendaré en las misas  y en el rosario diarios. Estoy segura que está en la luz eterna con Nuestro Señor y la Virgen. Que Dios ayude a Magaly, Jorge y a Manuel a sobrellevar este gran dolor. Estoy con ustedes espiritualmente. 

Claudia B. de Suárez.

Recordando a Manuel Velasco Pernía

Las Ciencias Médicas Venezolanas han perdido un gran líder formador de generaciones de expertos en Farmacología y Terapéutica, mientras que a mí se me fue un amigo y hermano con quien colaboré en proyectos de investigación y emprendimientos académicos y profesionales por varias décadas.

Conocí a Manuel hace 45 años. Yo era un joven médico terminando mi formación de posgrado y recibí la invitación a ayudarle en el proceso de resurgimiento de la Sociedad Venezolana de Farmacología y a participar en las labores docentes en la Cátedra de Farmacología del Hospital Vargas de Caracas.

Así comenzó una larga relación simbiótica que se tradujo en la organización de congresos científicos internacionales, conducción de estudios clínicos y su posterior publicación en revistas especializadas en Farmacología cardiovascular, así como en la creación de sociedades científicas profesionales a nivel nacional y latinoamericano y la edición de libros, todo bajo su liderazgo y supervisión.

Nuestros caminos profesionales divergieron hace ya casi 20 años, cuando acepté una invitación a trabajar en posiciones de dirección en desarrollo de medicamentos fuera del país. Sin embargo, seguimos en contacto regular y frecuente a nivel personal y familiar.

Pude observar las numerosas contribuciones adicionales de Manuel como académico, investigador clínico, editor de revistas científicas y su reconocimiento en posiciones de conducción en la Facultad de Medicina de la UCV, así como recibir el Premio Nacional de Medicina por parte de la Academia Nacional de Medicina. Sus más recientes responsabilidades como Editor de la Gaceta Médica de Caracas se tradujeron en una revitalización y reconocimiento de este órgano de comunicación científica a nivel nacional e internacional.

Numerosas fueron las contribuciones de Manuel, que escapan al limitado espacio de esta nota.

Nuestro país debe estar orgulloso de haber tenido figuras como Manuel Velasco, quien servirá de ejemplo a generaciones de médicos y farmacólogos, por sus virtudes personales y visión de futuro.  Por mi parte, siempre estará en mis pensamientos en el momento de analizar situaciones personales y profesionales.  Sigamos el camino por él emprendido.

Dr.Honorio Silva


Una amistad que fue hermandad

Con profundo dolor recibí la noticia del fallecimiento de Manuel Velasco.

Por más de 50 años mantuvimos una relación que superaba la amistad para convertirse en hermandad. Tuve el honor de  compartir con él muchas horas de trabajo académico y  científico, horas de gran aprendizaje que me permitieron crecer como investigador y como persona.

Manuel, quienes te conocimos de cerca estamos conscientes de tus grandes méritos como científico, pero sobre todo de tu condición de hombre sabio, siempre disponible y con la mano extendida para quienes necesitaban de tu ayuda.

La gente como tú nunca muere; estarás permanentemente vivo en los corazones de quienes no sólo te respetaban y admiraban,sino también de quienes compartimos contigo una estrecha relación familiar.

Soy un hombre de fe, y estoy seguro de que ahora disfrutas de la dimensión que merecen los hombres que han dejado el planeta mejor de como lo encontraron.

Oswaldo Carmona


Despedida a nuestro amigo Manuel Velasco

Cuando un amigo se va

Queda un espacio vacío

Que no lo puede llenar

La llegada de otro amigo…

Estos versos de la canción de Alberto Cortez me permiten expresar el amargo sentimiento que estoy sintiendo por la partida de nuestro amigo Manuel Velasco.

Su amistad siempre estuvo presente inclusive desde el inicio de mi carrera como cardiólogo interesado en el campo de la hipertensión arterial. Lo acompañé desde mi humilde posición, en sus andanzas cual quijote, en el tortuoso camino de la hipertensión arterial en los últimos 35 años.

Fuimos un grupo muy unido que nos convertimos en sus testigos en este andar, que culminó con la creación de la Sociedad Venezolana de hipertensión y su gemela, la Sociedad Latinoamericana de Hipertensión. Ambas instituciones se convirtieron en sus trincheras para diseminar por el mundo la visión venezolana en este apasionante campo de la medicina.

Dejó muchos y buenos amigos. Esa fue su máxima preocupación. Acompañarse de gente valiosa con un profundo conocimiento de la ciencia y de la tecnología. Sin embargo, para él, según sus palabras, lo más importante era contar con amigos leales y honestos, independientemente que no compartieran sus puntos de vista.

Dejó un amplio legado, muy difícil de expresarlo en estas tristes líneas de despedida por su desaparición física. Ese legado está ahí, en sus obras, en sus revistas, en sus trabajos de investigación, en sus libros, en su linda familia, pero mas aun: en sus muchos amigos que lo apreciábamos con sinceridad y respeto.

Hasta pronto Manuel,

Seguro que nos encontraremos nuevamente en otras circunstancias. Esa es la Ley de la vida…

Dr. Igor Morr García MD


Promotor de las ciencias médicas

He perdido un gran amigo, un amigo de varias décadas.

No recuerdo exactamente cuándo nos encontramos por primera vez. Quizás la farmacología representó el punto de encuentro. Manuel, joven docente/investigador en la Cátedra de Farmacología de la Escuela José María Vargas, yo menos joven, docente/investigador de la Cátedra de Farmacología de la Facultad de Farmacia.

Yo, iba con frecuencia a la Escuela J.M. Vargas para participar en una interesante técnica que traía el Dr. Louis Aronoff, profesor contratado, proveniente de la Universidad de Palo Alto, en California.

En esas circunstancias empezamos a conocernos y, seguramente, a apreciarnos por alimentar ambos la llama de la farmacología.

Manuel, con la afectuosidad que siempre lo caracterizó, hacía resaltar que yo era menos joven que él, afirmando generosamente que había sido… “su mejor profesor de farmacología, especialmente en el campo de las catecolaminas…”. Además, para hacerme sentir más cercano, me repetía que sus ancestros provenían de la “Isola d’Elba”, linda isla italiana ubicada en el Mar Tirreno frente a la costa de Toscana: esa ascendencia le permitía tener pasaporte italiano.

Trascurrieron el tiempo y el nombre de Manuel Velasco se escuchaba siempre con mayor frecuencia y nuestra amistad se iba fortaleciendo. Manuel  rescató del olvido a la Sociedad Venezolana de Farmacología y a la Sociedad Latinoamericana de Farmacología. Amplió su radio de acción a la hipertensión arterial, a la diabetes y muchas otras áreas.

Inició una intensa actividad como editor de varias revistas científicas y organizador  de muchos Congresos Nacionales e Internacionales de las especialidades afines a sus amplios conocimientos. Con el transcurrir del tiempo, Manuel demostró su incansable actividad como promotor de las ciencia médica y como investigador, cuyo fruto está representado por múltiples valiosas publicaciones de trabajos originales.

Su súbita y prematura partida deja en mí un gran vacío y un muy triste luto.

Estoy seguro que en el Reino de los Cielos organizarás algún congreso que resalte la naturaleza de las debilidades humanas y editarás una revista celestial que nos permitirá conocer más el prometido “Paraíso”,  que todos anhelamos alcanzar.

Dr.Salvatore Pluchino


Homenaje al Dr. Manuel Velasco

Hoy me levanté  y noté con extrañeza, no encontrar en el washap el emoticón diario, deseándome buenos días y bendiciones de mi amigo Manuel Velasco.

 A Manuel tuve la dicha de conocerlo como discípulo en nuestra amada Escuela Vargas, donde impartió por más de 35 años en la Cátedra de Farmacología, luego como colaborador en varios trabajos de Investigación, así como parte del Comité Editorial de su niña mimada, (como él mismo la describía) que  es LA GACETA MEDICA DE CARACAS, órgano divulgativo de  LA ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA, proyecto este, que, como todo lo que Manuel emprendía, le puso toda su energía y dedicación.

Un ser inimitable en ofrecer sin ningún egoísmo, todos sus conocimientos y ayuda en bienestar de sus alumnos y por ende los pacientes, que al final son los que realmente eran beneficiados gracias a los conocimientos y experticia que tan diáfana y humildemente compartía.

Todo esto, fue en parte recompensado, al recibir el Premio Nacional de Medicina en su décima segunda edición,  pero nada de estos logros académicos, por lo demás muy merecidos, igualan al Manuel amigo,  un ser incondicional al tratar de ayudar y buscar solventar problemas de sus allegados y amigos, un ser que día a día estaba presente en tu vida diaria, al desearte feliz día y bendiciones, y cuando era tu cumpleaños, te llamaba personalmente.

Jamás escuche a Manuel quejarse, siempre tenía una palabra de aliento y esperanza.

Aún estoy en shock. A su esposa hijos y nietos,  les mando un abrazo muy fraterno, recordándoles la suerte que tienen, así  como la mía, de haber podido compartir con un ser tan especialmente bondadoso , que deja una huella imborrable en quienes lo pudimos conocer y convivir.

No será fácil olvidarte Manuel, me harán mucha falta tus emoticones matutinos.  Seguro estoy que desde donde estés, recibiremos tus bendiciones acostumbradas.

Vuela alto amigo.

Dr. Oscar Aldrey


Un hombre generoso; un gran amigo

Profundamente conmovido por la partida de Manuel. Excelente profesor y académico, incansable trabajador e investigador, dedicó toda su vida a la docencia y la investigación.

Llegó  a cumplir altos cargos en la Universidad y la Facultad de Medicina. Digno representante del país ante la comunidad médica cardiológica y farmacológica internacional.

Tuvimos el privilegio  de su fraternal amistad desde que nos graduamos juntos el mismo  año, y posteriormente trabajando en el Vargas hasta la actualidad en la Academia. Era un hombre sencillo, bonachón, dicharachero, solidario, generoso, dispuesto a tender la mano a quien lo necesitara, un gran cultivador de la amistad. Un maravilloso hijo, esposo y padre, pero también un gran amigo.

Últimamente me enviaba los “buenos días” que denotaban su afecto y bonhomía. ” La mayor riqueza es tener: amor en el corazón, salud en el cuerpo y paz en el alma. Bendiciones”. Y el último decía: “Que tu semana esté llena de salud, amor y éxito. Que Dios te bendiga”. Ese era él. Pedimos al Señor  le conceda el descanso eterno y a Magaly su esposa, Manuel y Jorge y demás familiares conformidad y fortaleza ante tan difícil circunstancia. Nuestra más sentida expresión de condolencia.

Dr. Eduardo Morales 



La muerte de Manuel Velasco me ha causado gran congoja.  Estaremos siempre agradecidos por el impulso que dio a la Gaceta Médica de Caracas y por sus frecuentes manifestaciones de amistad y compañerismo. Sentido pésame para familiares, compañeros y amigos

Dra. Lilia Cruz

Se fue mi maestro y yo lo amaba. Usted era mi guía, mi hermano, mi padre. No dejo de pensar en su talento, en su sonrisa y jovialidad. En su entusiasmo. Lo queremos mucho.

Dr. Henry Collet

 

La noticia de la muerte de mi fraterno amigo por más de 50 años, Manuel Velasco, es algo que me ha golpeado muy duro. Amigo leal, inteligente, insigne trabajador, excelente médico y profesor universitario. Actualmente cumpliendo una gran labor al frente de la Gaceta Médica de Caracas, donde será muy difícil sustituirlo.

Dr. Juan Antonio Yabur

Descansa en paz amigo Manuel, de trayectoria académica y valor grande en la dirección de nuestra GMC. Un abrazote de despedida y nos encontraremos en el reino de Dios

Dr. Leopoldo Briceño-Iragorry

Quienes lo conocimos tuvimos el privilegio de conocer un alma noble y justa, un gran padre, amigo y maestro. 

Dr. Valmore Bermúdez

Hablar del Dr. Velasco es hablar de un profesional íntegro, dispuesto a trabajar sin rendirse por la excelencia académica y científica; es hablar de compartir conocimiento y reconocer a quien se lo merece. Paz a su alma 

Dr. Juan B. De Sanctis

Con gran pesar me uno a todos mis compañeros para expresar mi más sentido pésame a la familia de Manuel Velasco por la inesperada muerte de nuestro colega, campeón de la hipertensión, persona que amaba aprender y enseñar, y líder indiscutible en el campo de la hipertensión en Venezuela y América Latina.

Recuerdo con cariño los años pasados, los esfuerzos de Manuel para expandir el conocimiento de la medicina cardiovascular en Venezuela a través de reuniones anuales con exposición internacional. Siempre fui apoyado por él y siempre supe que podía contar con él para difundir iniciativas educativas en toda la región.

Lo extrañaré enormemente.

Dr. Carlos M Ferrario

Siento mucho el fallecimiento de Manuel.  Su inagotable y contagiosa energía, su disposición de dar siempre todo su impulso a iniciativas importantes, su amistad entregada sin medida serán recordadas por todos, y especialmente por nosotros. Mis oraciones por él y por su familia en estos momentos difíciles.

Dr. Bernardo Rodríguez-Iturbe

Manuel era mi amigo personal de absoluta confianza.  Manuel  me contaba todas sus cosas. Para mí fue muy duro pues tenía un médico y amigo de paciente.  Lamentablemente el destino era ese. Hace uno meses, Manuel le pidió a una amiga que escribiera mi biografía  y yo me opuse; le decía que  eso se escribe cuando ya uno estaba retirado. El insistía mucho. Hoy entiendo el por qué de su insistencia.  ¡La vida es tan corta e imprecisa!

Dr. Freddy Contreras

El Dr. Velasco fue, entre muchas otras cosas, fundador de LASH, la Sociedad Venezolana de Hipertensión, la Sociedad Venezolana de Farmacología y colaborador incansable de la Sociedad Venezolana de Cardiología. Su trabajo sobre hipertensión y como editor de revistas científicas fue notable.

Doy mi más sentido pésame a su esposa, hijos y amigos, Paz a su alma.

Dr. Rafael Hernández Hernández

Siento  mucho la muerte del amigo Manuel Velasco. Hablábamos diariamente por email. Que El Padre Eterno lo tenga en altísimos espacios de luz, lleno de paz, amor y mucha felicidad en la presencia de Dios. Condolencias a sus familiares y amigos.

Dr. José  Antonio O’Daly Carbonell

A nombre de la Interamerican Society of Hypertension, en la cual el profesor Manuel Velasco, ocupaba el puesto de gobernador para Venezuela, extiendo nuestras más sentidas condolencias, a la familia, a Venezuela a los amigos y al propio movimiento mundial de Hipertensión arterial.
El profesor Velasco en su prolífica vida, se constituyó en un pilar muy sólido, de la lucha contra la Hipertensión Arterial. Su papel como investigador, profesor, funcionario de múltiples sociedades y médico ha sido continuo, de gran calidad y de múltiples logros.
Mucho hemos perdido hoy, pero mucho más nos ha dejado el ejemplo de Manuel.
Descanse en paz, con la enorme satisfacción de una vida inmensamente
productiva.

Dr. Luis Alcocer

Extrañaremos a Manuel, no solo como científico sino también como amigo. Recordaremos su compromiso en la lucha contra la hipertensión. Estoy cerca de su familia y sus amigos

Dr. Gianfranco Parati

Me sumo al dolor por la muerte de Manuel, excelso profesional, dedicado y trabajador, que dio grandes aportes a la cardiología y la farmacología venezolana y latinoamericana, y por sobre todas las cosas, un amigo siempre pendiente de sus colegas y compañeros de trabajo.

Paz a sus restos y la más sentida condolencia a sus familiares.

Dr. Ronald Evans

El Dr. Velasco fue un pionero en el campo de la hipertensión en mi país de amor, Venezuela.  Los que amamos nunca se han ido; viven dentro de nuestros corazones. Siempre lo recordaremos como una gran persona y profesional.  

Dra. Minolfa C. Prieto, MD, PhD

Manuel: Dios te tendrá en la gloria, por tu forma de ser inolvidable. Te hacías querer y eras un trabajador insigne. Hace pocos años te conocí por trabajar en hospitales diferente:  yo en el Hospital Universitario y tu en el Vargas. La Academia Nacional de Medicina nos unió como hermanos. Siempre  te recordaré

Dr. Guillermo Colmenares Arreaza

Lamento profundamente la muerte del Dr. Manuel Velasco, es una gran pérdida para la ciencia, familiares y amigos, su legado académico y científico quedan inmortalizados así como lo que él representó para todos nosotros.


PhD. Lorena Cudris Torres

Es una pérdida trágica para la familia, las ciencias aplicadas, Venezuela, los estudios de hipertensión y todos nosotros.
 
Dr. Claudio Ferri

La Fundación Jacinto Convit lamenta profundamente el fallecimiento del Dr. Manuel Velasco, insigne médico, profesor universitario, miembro de número de la Academia Nacional de Medicina, Editor en Jefe de la Gaceta Médica de Caracas y amigo del Dr. Convit. Paz a sus restos.

FJC

Terrible noticia la del lamentable fallecimiento de nuestro amigo Manuel Velasco. Sabíamos de su crítica condición pero guardábamos la esperanza de una mejoría. Que descanse en paz. Gran profesional, incansable trabajador,había llevado nuestra revista la GMC a un nuevo nivel de excelencia. Nos hará mucha falta. Mis condolencias más sentidas a su familia.

Dr. José Ramón Pole

Esquelas en su recuerdo

Entrevista por su 53 aniversario de graduación como médico en la Universidad Central de Venezuela:

https://lawebdelasalud.com/dr-manuel-velasco-el-ejercicio-medico-me-ha-hecho-un-hombre-feliz/

Entrevista por su designación como editor en jefe de la Gaceta Médica de Caracas

Entrevista como gobernador por Venezuela de la Sociedad Interamericana de Hipertensión

Entrevista por su nombramiento como editor de la revista Bentham Science

Artículo fundacional de La Web de la Salud. El Dr. Manuel Velasco fue un pilar en los inicios y la consolidación de este medio. Por siempre, un guía, un amigo y una luz: