Un “censo de alimentos” ayudará al disautónomo