Si vivir en hacinamiento en París expone al COVID-19, ¿qué esperar en Latam?