Covid-19 y la complejidad de la enfermedad cardíaca